Al borde de la destitución Presidente peruano por caso Odebrecht

Lima, 18 dic.- La aprobación ciudadana al presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski se desplomó, según una encuesta divulgada, la cual también refleja que la mayoría desea la disolución del Parlamento, que en cuatro días decidirá si destituye al mandatario.

El sondeo de la empresa Ipsos verifica una caída del aval ciudadano al mandatario, de 27 a 18 %, respecto a diciembre, el nivel más bajo de su gestión, iniciada en julio de 2016, con un aumento de la desaprobación, de 65 a 75 %.

Sin embargo, solo 57 % de los consultados están de acuerdo con el cese del mandatario, y sorprendente 41 % cree que debe continuar ejerciendo hasta 2021, al final del mandato de cinco años para el que fue elegido.

El cese parece seguro y el jueves próximo el parlamento debatirá si lo vaca (destituye) por incapacidad moral, debido a pagos recibidos de la empresa brasileña Odebrecht por una compañía de su propiedad, en parte cuando fue ministro, en la década pasada, los que él había negado.

El proceso es impulsado decididamente por Fuerza Popular (FP), partido que tiene mayoría absoluta parlamentaria y que lidera Keiko Fujimori, hija del ex mandatario Alberto Fujimori (1990-2000), preso por corrupción y otros crímenes.

La encuesta de Ipsos es también adversa al FP y al Congreso sujeto a su dominio, pues la aprobación a la jefa del partido cae de 39 a 32 %, lo que parece dar la razón a la advertencia del ex primer ministro Pedro Cateriano, de que “los pecados del presidente no convierten en moralizadores a los fujimoristas”.

El rechazo al parlamento controlado por FP se refleja igualmente en una aprobación de solo 26 por ciento y una desaprobación de 69 %.

Además, el descrédito del Legislativo matiza la aprobación ciudadana a la vacancia del presidente, pues 61 % apoya que, ante tal situación, Kuczysnki cierre el parlamento y convoque a nuevas elecciones congresales y solo 36 % plantea que los legisladores deben seguir en funciones hasta 2021.

Tampoco tiene apoyo mayoritario la propuesta fujimorista de seguir la primera opción constitucional y que, una vez cesado el mandatario, asuma el primer vicepresidente, Martín Vizcarra, como cierre de la crisis, pese a que este tendrá la misma debilidad de Kuczynski, por no contar con mayoría parlamentaria.

Según el sondeo, 67 % plantea que tras la vacancia debe convocarse a nuevas elecciones presidenciales y legislativas y solo 30 % opina que debe asumir Vizcarra y continuar en el cargo hasta 2021.

Además, 65 % considera legítimo el allanamiento reciente de dos locales de FP, en una investigación del Ministerio Público por presunto lavado de activos y solo 32 % comparte el alegato fujimorista de que fue una represalia por un proceso congresal abierto al fiscal de la Nación, Pablo Sánchez.

La encuesta también hizo un sondeo sobre intención de voto y Keiko Fujimori registra 27 %, muy por debajo de 39 % que alcanzó en la primera vuelta de los comicios de 2016 y similar al porcentaje de los que no tienen preferencia por ningún posible candidato.

En segundo lugar aparece el centroderechista Julio Guzmán, con 10 %, seguido de cerca por la líder progresista Verónika Guzmán (9) y detrás se ubica Kenji Fujimori (7), hermano discrepante de Keiko, al punto que no está de acuerdo con la celeridad con la que FP avanza a destituir al mandatario.

Otro centroderechista, Alfredo Barnechea, figura con 7 % y debajo, con 3 %, se ubican el cuestionado ex presidente neoliberal Alan García -también investigado por la fiscalía-, el ex gobernador izquierdista de la norteña región de Cajamarca, Gregorio Santos, y el acaudalado empresario César Acuña. (Texto y foto: PL)