[:es]Acosta Danza deslumbra con sus Encuentros[:]

[:es]

La Habana, 9 abr.- Encuentros, nueva temporada de la compañía Acosta Danza, puede calificarse de deslumbrante por la cuidadosa ejecución del movimiento de los bailarines, el ritmo musical, el diseño de luces y esmerada coreografía.

Dedicado al aniversario 120 de la migración japonesa a Cuba, el programa incluyó Lost in dance y Mil años después, ambas piezas con coreografía del afamado maestro nipón Saburo Teshigawara; y Paisage, Soudain, La Nuit, del sueco Pontus Lidberg.

En las notas al programa, Carlos Acosta, director general de la compañía, afirma que Encuentros es una temporada especial en la que el colectivo danzario cubano se une a los festejos por la efeméride del hermano país.

Añade que Acosta Danza recibe con orgullo a Saburo Teshigawara, uno de los más importantes coreógrafos de Japón.

“Ha llegado a Cuba para regalarnos dos estrenos mundiales: Lost in Dance y Mil años después, el segundo creado especialmente para nuestra compañía”, destaca al célebre bailarín cubano.

Los coreógrafos de Japón y Suecia que también bailaron en La Habana.Acosta evoca que este 8 de abril el colectivo que dirige celebró los dos años de su debut escénico. “Lo habremos festejado de la mejor manera que conocemos: compartiendo el arte con todos”, subrayó.

A la brillante muestra de Teshigawara como bailarín, en esta ocasión se unió la de Rihoko Sato, quien trabaja como asistente artística de Teshigawara y es aclamada internacionalmente por su trabajo de danza en solitario.

Una excelente demostración artística ofreció Pontus Lidberg, que también subió a la escena como bailarín, y que estrena mundialmente su coreografía Paysage, Soudain, La Nuit, con música de Leo Brouwer y Stefan Levin, y escenografía de Elizabet Cerviño.

La temporada de Encuentros, que finalizó este domingo, la auspiciaron Acosta Danza, el Consejo Nacional de las Artes Escénicas, la Fundación Japón y la embajada de Japón en Cuba. (ACN) (Fotos: Archivo y Trabajadores)[:]