Debe acabar la injusticia premeditada en caso de Los Cinco

Debe acabar la injusticia premeditada en caso de Los CincoEste 27 de mayo se cumplen cuatro años de que el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de las Naciones Unidas declaró improcedente la detención por EE.UU. de Los Cinco antiterroristas cubanos, e instó al gobierno de ese país a  adoptar de inmediato las medidas necesarias para solucionar esa situación.

“La privación de libertad de los señores Antonio Guerrero Rodríguez, Fernando González Llort, Gerardo Hernández Nordelo, Ramón Labañino Salazar y René González Sehwerert es arbitraria, está en contravención del artículo 14 de la Convención Internacional de Derechos Civiles y Políticos”, expresó el Grupo tras fundamentar su apreciación.

El ex presidente W. Bush ignoró  razones y principios de orden jurídico analizados y expuestos por los citados expertos y los mantiene encarcelados: la historia supera ya los 10 años de injusticias reiteradas.

Las  dilaciones interpuestas por parte de la Fiscalía federal mediante los procesos apelativos presentados por los abogados de Los Cinco, han tenido el evidente propósito de prolongar el martirio de los prisioneros, reconocen prestigiosos juristas del mundo.

A esas maniobras se suman los fallos contradictorios por las instancias de apelaciones, las cuales abultan los expedientes, en espera por la decisión de la Corte Suprema estadounidense, que debe dictar si admite la revisión de los casos, a cuyo favor se han inclinado 12 Amicus Curiae signados por 10 premios Nobel y otras altas personalidades, parlamentos y organizaciones jurídicas.

Recordemos que el organismo de ONU había conocido de Los Cinco por solicitud de los familiares de los detenidos y emitió su veredicto después de evaluar argumentos y evidencias proporcionadas por las partes interesadas, incluidas las aportadas por el propio gobierno de los Estados Unidos.

Los análisis, conforme a derecho realizados por el Grupo incluyeron circunstancias en las cuales se desarrolló la detención, el juicio originario y las maniobras arbitrarias de la Fiscalía, conducentes a negar el debido proceso y a que los abogados defensores accedieran a los expedientes incoados y pruebas documentales y accesorias.

A esa realidad insoslayable, el análisis de los expertos unió el hecho  de que Los Cinco fueron mantenidos “en confinamiento solitario durante 17 meses”, lo cual determinó que “la comunicación con sus abogados, el acceso a la evidencia y, por consiguiente, las posibilidades de contar con una defensa adecuada, se vieran debilitadas”.

Al tomar en cuenta los elementos indicados, concluyó que “son de tal gravedad que le confieren a la privación de libertad de estos cinco hombres un carácter arbitrario".

Como han hecho notar notables juristas, el criterio de ese organismo de la ONU es sumamente importante. Su decisión es técnica,  no cuestiona el sistema jurídico norteamericano y se deriva del estudio de la documentación del proceso y no de opiniones personales.

Seguir ignorando esa realidad equivaldría a  admitir que se comulga con dichas arbitrariedades. Por el contrario, rectificar los errores y la pretérita mala intención en el caso de Los Cinco, sería acabar de una vez con la injusticia premeditada contra los patriotas cubanos. (Por Roberto Pérez Betancourt) (AIN)