Principio de acuerdo para desactivar huelga de barrenderos españoles

Principio de acuerdo para desactivar huelga de barrenderos españoles Madrid, 16 nov. -Las empresas concesionarias de los servicios de limpieza de Madrid y los sindicatos del sector alcanzaron hoy un principio de acuerdo para poner fin a una huelga de los barrenderos contra miles de despidos.

Los consorcios privados y los representantes de los trabajadores acordaron en la madrugada del sábado un acuerdo sobre el nuevo convenio colectivo, el cual se traduce en la congelación de los salarios durante los próximos cinco años, según versiones periodísticas.

Este pacto posibilitaría la desconvocatoria de la huelga, que cumple hoy su duodécima jornada, si finalmente excluye el despido de mil 134 de los seis mil operarios encargados del mantenimiento de las calles y jardines de la capital española.

Las compañías adjudicatarias de los servicios de limpieza ofrecieron la víspera reducir los despidos previstos a 296 personas, pero las organizaciones sindicales rechazaron cualquier tipo de medida encaminada a rebajar los sueldos y recortar la plantilla.

Por orden del Ayuntamiento de Madrid, los empleados de la empresa pública Tragsa asumieron esta madrugada las tareas de saneamiento de calles y parques de esta urbe con la recogida de unas 60 toneladas de desperdicios.

El consistorio dijo que los barrenderos de emergencia empezarán a limpiar después de que se presentara una denuncia contra las concesionarias de estos servicios, por el supuesto incumplimiento de su obligación de garantizar los servicios mínimos durante la protesta.

Los trabajadores de Tragsa, que habitualmente lucha contra los incendios o vertidos de petróleo, cesarán sus labores cuando se alcance una solución del conflicto.

Hasta el momento, la recogida de basura puerta a puerta en esta urbe, donde viven poco más de tres millones 200 mil personas, no se vio afectada por la medida de fuerza.

Para la Unión General de Trabajadores, una de las dos centrales obreras mayoritarias de España, la medida de fuerza es una consecuencia de las políticas de austeridad de una clase política a la que no le preocupa para nada el ciudadano.

Empleados del sector de higienización de hospitales y escuelas de otras autonomías españolas se declararon también en paro en los últimos meses, en rechazo a las impopulares medidas de austeridad emprendidas por el Gobierno para reducir el gasto público.(PL)