Ecuador: Suecia podría arrojar luz para solucionar caso Assange

Ecuador: Suecia podría arrojar luz para solucionar caso AssangeQuito, 14 sep .- La representante de Ecuador ante la Organización de Estados Americanos (OEA), María Isabel Salvador, opinó que Suecia podría arrojar una luz para solucionar el caso de Julian Assange, fundador de WikiLeaks.

"Creo que la solución debería provenir de Suecia, con un camino, una luz, en el sentido de que garantice la no extradición de Assange a Estados Unidos o haga lo que propone Ecuador", señaló la diplomática en una entrevista exclusiva con Prensa Latina en esta capital.

Assange aguarda por un salvoconducto de Londres para poder viajar a Quito y acogerse en la práctica al asilo concedido por el país suramericano, sin embargo, se insiste en su extradición a Estocolmo para que responda por una investigación por presuntos delitos sexuales.

Salvador expuso que aunque el gobierno estadounidense no ha solicitado la extradición del periodista australiano, se maneja "algo oscuro, que no está claro", lo cual representaría un riesgo para éste (de ser procesado y condenado en ese país por la difusión de cables comprometedores para Washington).

Consideró difícil una salida a este diferendo bilateral por la vía jurídica y apuntó que las autoridades suecas deberían aceptar la propuesta ecuatoriana de interrogar a Assange en Londres.

Argumentó que el diálogo entre Reino Unido y Ecuador es complejo porque son dos países con distintos esquemas jurídicos, pues mientras el primero no acepta la figura del asilo ni es signatario de convenciones ni tratados al respecto, el segundo sí.

La diplomática expuso que la actitud de Gran Bretaña responde a un acuerdo marco en la legislación europea, ya que Suecia le ha solicitado la extradición del ciudadano australiano, por lo cual la salida podría venir de este último.

En su opinión, Suecia debería enviar a sus investigadores a la capital londinense para que Assange responda a la indagatoria y luego continúe ese proceso, "que no es ni siquiera un juicio, sino una etapa de investigación previa".

Respecto al debate en el seno de la OEA tras la amenaza británica de ingresar a la Embajada de Ecuador en Londres para detener al fundador de WikiLeaks, expuso que se demostró cómo un país pequeño con el uso de la razón y el apego a los principios y al derecho internacional es capaz de lograr el apoyo de un continente.

"Es claro que eso hizo que Gran Bretaña se dé cuenta de que sigue siendo una gran potencia, pero las cosas están cambiando de alguna manera", acotó al referirse al comunicado enviado por ese país e interpretado por Quito como una retractación a su advertencia de una eventual invasión al recinto diplomático.

Salvador precisó que la resolución adoptada en ese contexto fue aprobada de forma unánime, aún cuando Estados Unidos y Canadá expresaron su reserva, ya que se adhirieron al consenso.

De no hacerlo, remarcó, habrían expresado que no creen en el principio de la inviolabilidad de las embajadas y consulados, recogido en la Convención de Viena de 1961.

Manifestó que fue importante el hecho de que en la OEA quedara evidenciado que las potencias se dan cuenta de que ya no es lo mismo de antes en cuanto a ejercer su presión sobre los más pequeños.

La representante ecuatoriana afirmó que el tema de Assange ha sido agotado en esa instancia tras el rechazo a la amenaza británica y agregó que este es un asunto bilateral entre Ecuador y Reino Unido, los cuales deben insistir en la vía del diálogo.

De lo contrario, concluyó, podría acudirse a la Corte Internacional de Justicia, la que consideró como el último escenario para resolver este caso. (PL)