Cuba cayó ante Japón y dijo adiós al Clásico

Cuba cayó ante Japón y dijo adiós al ClásicoLa Habana, 19 mar .- Con un soberbio pitcheo, el equipo de Japón venció por lechada 5-0 a Cuba, en el Petco Park, de San Diego, y conquistó el último boleto a la ronda semifinal del II Clásico Mundial de Béisbol.
   
La clave del éxito japonés frente a los cubanos radicó en los enigmáticos lanzamientos del serpentinero abridor, Hisashi Iwakuma, y del relevista Toshiya Sugiuchi, además de la espectacular noche del jardinero izquierdo Norichika Aoki.
   
Iwakuma, Jugador más Valioso (MVP) y premio Sawamura al mejor pitcher de la temporada 2008, en las Grandes Ligas japonesas, trabajó de forma brillante los primeros seis capítulos del desafío, lapso en el que Cuba logró solo cinco hits, siempre después de dos outs.
   
Por su parte, Sugiuchi, líder en ponches propinados en la misma liga profesional nipona, trabajó los tres últimos episodios del choque, en los cuales ponchó a cuatro rivales, sin otorgar boletos, y sin permitir hit ni carreras, a la potente ofensiva cubana.
   
Japón abrió la cuenta en el tercer episodio ante los envíos del estelar abridor de los Vegueros de Pinar del Río, Yunieski Maya, gracias a un fatídico error del jardinero central Yohenis Céspedes.
   
En esa entrada, Aoki disparó su segundo hit del partido y acto seguido el cuarto madero nipón, Atsunori Inaba, conectó doble a la pradera derecha, con el cual anclaron corredores en segunda y tercera, con un out.
   
Tras conseguir el segundo out de la entrada sobre el antesalista Murata, Maya enfrentó al inicialista Michihiro Ogasawara, quien elevó una conexión a lo profundo del jardín central.
   
Céspedes realizó un magnífico desplazamiento hasta colocarse justo debajo de la bola, pero ésta le dio en el guante y fue a tierra, propiciando las dos primeras carreras de Japón en el juego y la incompresible explosión del montículo del abridor cubano.
   
El notable descontrol del sustituto de Maya, el zurdo habanista Yulieski González, combinado con un desacertado relevo del derecho espirituano Ismel Jiménez, permitieron las neurálgicas tercera y cuarta anotaciones de los asiáticos.
   
Durante el quinto inning, González otorgó dos boletos antes de cederle el montículo a Jiménez, a quien Aoki recibió con su tercer imparable del enfrentamiento, impulsor de un compañero para el plato.
   
Más tarde, en la séptima entrada, Ismel Jiménez regaló boleto al segunda base Akinori Iwamura, permitió hit de Ichiro Susuki, y el torpedero Hiroyuki Nakajima disparó elevado de sacrificio, con el cual entró la cuarta carrera del desafío para los actuales monarcas del Clásico.
   
La última anotación se produjo en la novena entrada, por triple de Ichiro y el cuarto sencillo de la noche para Aoki.
   
En total, Aoki, héroe ofensivo de los ganadores, compiló cuatro hits en cinco turnos al bate, con dos carreras impulsadas y una anotada.
   
Destacaron también con el madero por los vencedores Ichiro Susuki (sencillo, triple y dos anotadas) y Akinori Iwamura (un hit y dos anotadas).
   
En general, el pitcheo cubano se mostró errático y los bateadores ansiosos por rendir una buena faena, pero desconcentrados.
   
Estas condicionantes dieron al traste con la segunda derrota por lechada en cuatro días ante Japón y la eliminación de la selección cubana del II Clásico Mundial.
   
Frederich Cepeda, quien antes del desafío ostentaba la triple corona de bateo, falló en cuatro oportunidades.
   
De esta manera, el equipo Cuba quedó eliminado del torneo, mientras que Japón accedió a la ronda semifinal, con sede en la ciudad estadounidense de Los Ángeles.(AIN)