Un nuevo segundo a los relojes en el mundo

Un nuevo segundo a los relojes en el mundoEl próximo 31 de de diciembre del 2008, será agregado un segundo a todos los relojes en el mundo, exactamente a las 23 horas, 59 minutos y 59 segundos del Tiempo Universal Coordinado (UTC).

Esto marcará el "salto de segundo" de número 24 que se ha agregado al UTC, en una escala de tiempo uniforme mantenida por los relojes atómicos del mundo, desde 1972.

Históricamente, el tiempo ha estado basado en la rotación promedio de la Tierra relativa a los cuerpos celestes y el segundo fue definido en este marco de referencia.

Sin embargo, la invención de los relojes atómicos lo definió en una escala mucho más precisa el llamado "tiempo atómico" y un segundo aquí es independiente de la rotación terrestre.

En 1970, un acuerdo internacional estableció las dos escalas de tiempo: una basada en la rotación terrestre y la otra basada en el tiempo atómico.

El problema es que la rotación terrestre disminuye gradualmente, por lo cual es necesario una inserción periódica de un segundo en la escala atómica pero manteniendo entre los dos un segundo de diferencia.

El Servicio de Sistemas de Referencia y Rotación Terrestre Internacional (IERS), es la organización que monitorea la diferencia en las dos escalas de tiempo, y realiza inserción o remoción de segundos cuando lo considera necesario.

Desde 1972, estos segundos han sido agregados a intervalos desde seis meses a siete años, la última inserción fue el 31 de diciembre del 2005.

El Observatorio Naval de los Estados Unidos está encargado de esta responsabilidad para la determinación precisa y la difusión del tiempo para el Departamento de Defensa y el mantenimiento del Reloj Maestro.

La navegación electrónica moderna y los sistemas de comunicaciones dependen cada vez más de la difusión del tiempo preciso a través de mecanismos como el Protocolo de Red de Tiempo basado en el Internet (NTP), y los satélites del Sistema de Posicionamiento Global (GPS).

Escala de Tiempo Internacional (UTC),  es computado en Paris, Francia, por la Oficina Internacional de Pesos y Medidas

Esta preponderancia internacional en el tiempo atómico es debido al gran número de relojes atómicos operados por el Observatorio y la fidelidad con la cual es mantenida.