Debate ONU propuesta boliviana sobre agua y saneamiento

Debate ONU propuesta boliviana sobre agua y saneamientoLa Paz, 29 jul.- La Asamblea General de Naciones Unidas (ONU) definirá si declara o no al agua potable como un derecho humano universal, proyecto presentado por Bolivia, destaca un comunicado de la cancillería.

En el texto se precisa que la iniciativa será explicada en el organismo mundial por el embajador de La Paz, Pablo Solón.

El mensaje diplomático destaca que el Estado Plurinacional, con el copatrocinio de 40 países, presentará una de las iniciativas más importantes para combatir la pérdida humana, la privación del goce pleno de los derechos humanos, como a la vida, a la educación, al alimento, entre otros.

También recuerda que una de las metas del Milenio es reducir en un 50 por ciento la cantidad de personas que no cuentan con agua potable y saneamiento básico hasta el 2015.

El proyecto de resolución reafirma la necesidad de proteger y promocionar todos los derechos humanos bajo la responsabilidad del Estado, aunque resalta la necesidad de que la comunidad internacional coopere para que la humanidad tenga acceso al agua y el saneamiento.

La propuesta fue lanzada por el presidente Evo Morales como consecuencia de la solicitud de las organizaciones que consideran que el servicio de agua es un derecho humano al que todos los habitantes del planeta Tierra deben acceder.

El mandatario instruyó a las misiones diplomáticas de Bolivia en el mundo llevar adelante una campaña de socialización en diversos países con el fin de que sus gobernantes y movimientos sociales apoyen el proyecto.

Morales hizo énfasis en que en la actualidad, con un mundo amenazado por el cambio climático y el calentamiento global, el agua es más que nunca un derecho humano.

Anotó que lamentablemente los países que son responsables de las amenazas que se ciernen sobre el planeta por el calentamiento global son los primeros en oponerse a que el agua sea declarada un derecho humano.

Un informe de las Naciones Unidas de 2009 estima que para el año 2015 el 47 por ciento de la población mundial vivirá en zonas áridas y para 2030 unos 700 millones de personas podrían dejar sus lugares de origen por la escasez de agua y falta de saneamiento básico.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia señala que el problema se agrava cada vez más porque 900 millones de personas no tienen acceso al agua potable, mientras que 125 millones de niños menores de cinco años viven en hogares que carecen del servicio.

Ese estudio afirma que dos mil millones de personas no cuentan con servicios de saneamiento, lo que constituye una amenaza a su salud y pone en peligro la calidad del agua que consumen. (PL)