Vivir en Cuba es privilegio inmenso para santacruceña

Santa Cruz del Sur, 26 mar.- Demasiadas patologías se agolpan en el cuerpo de Eduardo Manuel Bruce Ramírez (Eduard). A los 45 días de nacido tuvo su primer ingreso en el Hospital Pediátrico Provincial.

A partir de ese momento ha sido más el tiempo que ha estado recibiendo atenciones médicas en esa institución y en el centro hospitalario municipal José E. Santisteban Báez de la localidad, que el que permanece en su hogar.

“Sus afecciones lo limitan a asistir todos los días a la escuela, pues padece de epilepsia de difícil control. Tiene además el  síndrome de LennoxGastaut (LGS), enfermedad que le ha ido afectando el sistema neurológico; padece de fibrosis quística, de diabetes mellitus, entre otras”, comentó compungida Daidiana Ramírez Rodríguez, la madre de Eduardito.

El pequeño está matriculado en la escuela primaria José Martí. “Quisiera ser un niño como otro cualquiera, pero debo aprender a vivir con mis padecimientos sin dejar de estudiar y jugar.

La maestra Idania Ramos Moncada me imparte clases de Lengua Española, Educación Cívica, Ciencias Naturales, Historia de Cuba y Matemática. Soy feliz porque aprendo; me gusta estudiar”, indicó.

Vasta experiencia tiene la educadora responsable del aprendizaje del pionero de la José Martí. “Eduard y yo nos llevamos muy bien. Es un educando muy disciplinado. Atiende bien las explicaciones de cada clase, hace las tareas, cuida los medios de enseñanza. Es un modelo de estudiante.

Tiene buenas puntuaciones en las evaluaciones sistemáticas y exámenes parciales. Hasta la fecha tiene los objetivos del grado vencidos. De continuar así podrá pasar para sexto sin dificultades”, aseveró Ramos Moncada, quien ejecuta igual cometido ambulatorio con otros dos discípulos.

Los turnos de Computación y Biblioteca los recibe el infante en el plantel Fabricio Ojeda distante dos cuadras del edificio multifamiliar donde reside con su mamá y hermana.

Daidiana valora mucho las atenciones que recibe su retoño de facultativos especializados. “De ser de otra manera en un país capitalista Eduardito posiblemente no estuviera vivo. ¿De dónde iba a sacar tanto dinero para pagarle sus medicamentos e ingresos?

Todos los servicios médicos de Salud Pública en Cuba, significó, son gratuitos. Vivir en esta Isla y ser cubana es un privilegio inmenso”.