Venezuela denuncia en ONU impacto de voracidad financiera en DD.HH.

Ginebra, 3 mar (PL) El embajador de Venezuela en la sede de ONU en Ginebra, Jorge Valero, emitió un fuerte cuestionamiento a la voracidad financiera capitalista y sus nefastos efectos para los derechos humanos de millones de personas en el planeta.

 

Durante su intervención en la 34 sesión del Consejo de Derechos Humanos, el diplomático criticó las políticas de austeridad aplicadas en numerosos países, las cuales ‘afectan negativamente los derechos humanos de los pueblos, particularmente de los trabajadores’.

El representante venezolano estimó además que tales medidas ‘incrementan la desigualdad y la discriminación en el mercado laboral’, al participar en el diálogo interactivo con el experto independiente Juan Pablo Bohoslavsky, centrado en las consecuencias de la deuda externa y las obligaciones financieras internacionales para el cumplimiento los derechos humanos.

Valero recordó que su país sufre una agresión económica multifacética, en la cual ‘se confabulan factores internos y foráneos que buscan erosionar nuestra democracia participativa, afectando la calidad de vida de nuestro pueblo’.

No obstante, agregó, el Gobierno ‘mantiene sus políticas de justicia social, para brindar la mayor suma de felicidad posible a nuestro pueblo’.

El diplomático recalcó que la Revolución Bolivariana garantiza los derechos de los trabajadores, con una amplia y sostenida inversión social, reforzando los programas de protección a la familia.

‘Venezuela nunca implementará programas de corte neoliberal (…) pues estos buscan ensanchar los beneficios del capital, en desmedro de las reivindicaciones del pueblo trabajador’, sostuvo el embajador.

Valero también intervino durante la presentación del informe de la relatora especial sobre el derecho a una vivienda adecuada, Leilani Farha.

En tal encuentro, expresó su coincidencia con los planteamientos del reporte referidos a advertir sobre los peligros derivados de la mercantilización de la vivienda.

Respecto a la situación en Venezuela, señaló que el acceso a una vivienda adecuada es un derecho humano fundamental, con rango constitucional, que se ha convertido en política prioritaria del Estado.

En este sentido, explicó el diplomático venezolano que en los últimos seis años se construyeron un millón 500 mil viviendas gratuitas y a precios solidarios para los sectores populares, mientras el plan es llegar, en los próximos tres años, a tres millones, lo cual consideró ‘cifras récord en el mundo’.