Trump reconoce oficialmente a Jerusalén como la capital de Israel

Washington, 6 dic.-El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reconoció hoy oficialmente a Jerusalén como la capital de Israel, pese a las advertencias de líderes mundiales de que la medida amenazará la seguridad regional y posibles conversaciones de paz.

Al realizar el anuncio esta tarde desde la Casa Blanca, el mandatario republicano cambió el rumbo seguido por todos sus predecesores, y afirmó que se trata de un nuevo acercamiento al conflicto entre Israel y Palestina.

También orientó al Departamento de Estado mover la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén, y para ello comenzar la construcción de un edificio que, según Trump, ‘será un magnífico tributo a la paz cuando se complete’.

Para justificar la polémica decisión, que desde días pasados provocó el rechazo de varias naciones, el gobernante sostuvo que desde 1995 el Congreso aprobó una ley que insta al gobierno federal a denominar a Jerusalén como la capital israelí y a trasladar la embajada a esa urbe.

Desde entonces, todos los mandatarios postergaron cada seis meses la implementación de esa normativa, pero de acuerdo con Trump, pese a esas exenciones no se está más cerca de un acuerdo de paz duradero entre Israel y Palestina.

Hoy finalmente decimos lo obvio, esto no es más ni menos que un reconocimiento de la realidad, agregó el presidente estadounidense, con cuya decisión su país se convierte en la única nación del mundo en designar a Jerusalén como capital israelí.

Para justificar la medida, el jefe de Estado también sostuvo que no se puede continuar con fórmulas fracasadas y aseguró que este paso es necesario para la paz, aun cuando numerosas fuentes consideran lo contrario.

Agregó que este nuevo camino no debe interpretarse como una falta de compromiso con el proceso de negociaciones entre israelíes y palestinos, y prometió que hará todo lo posible para ayudar a las partes a lograrlo.

‘Estados Unidos apoyará una solución de dos Estados si eso es lo que acuerdan las dos partes’, señaló.

Sin embargo, para la cadena CNN, la medida mostró el modo en que Trump prioriza el cumplimiento de una promesa de campaña por encima del consenso entre los aliados de Estados Unidos. La víspera, al adelantar detalles del anuncio de hoy, un funcionario de la Casa Blanca expresó que aunque Trump reconoce al estatus de Jerusalén como un tema muy delicado, no cree que se resuelva con ignorar ‘la simple verdad de que es el hogar de la legislatura de Israel, su Corte Suprema y el primer ministro’.

Además, precisaron que actualmente hay alrededor de mil personas en la embajada norteamericana en Tel Aviv, y como no hay instalaciones en la ciudad santa listas para acoger la nueva sede diplomática, tomará tiempo abordar las preocupaciones de seguridad, diseño y costos.