Se me completó la vida, afirma nieta 126 recuperada en Argentina

Buenos Aires, 6 dic .-Con una sonrisa amplia y aún en shock, Adriana, la nieta 126 que nació en cautiverio durante la última dictadura militar argentina y fue recuperada por Abuelas de Plaza de Mayo, afirmó que se le completó la vida.

Rodeada de estas incansables luchadoras por los derechos humanos, la joven aún no cree que haya logrado hallar a su verdadera familia.

Estoy feliz, plena, ya no es solo una ficha, sino que se armó otro rompecabeza con una familia más grande y hermosa, dijo en rueda de prensa esta mujer, hoy con 40 años.

La sensación que vivió, agregó, fue muy distinta de haber pensado que había sido abandonada, vendida, de vivir con esa incertidumbre y ahora sentir que fui una persona muy querida, muy buscada y tengo una familia hermosa, expresó emocionada.

Adriana está impactada y llena de felicidad al saber que tiene una abuela con 40 años, ‘que es una genia’. Hoy pude hablar con ella, ya la quiero, me mostraron una foto de ella ayer y es hermosa por dentro y por fuera, dijo.

Frente a las cámaras, Adriana apuntó que decidió narrar su testimonio porque siente que puede ayudar a darle ese empujoncito a la gente que tiene alguna duda acerca de su identidad.

Lo hago por mí para compartir esta felicidad con todos ustedes y si puedo ayudar bienvenido sea. Esta vez, no pudieron. El amor es más fuerte que el odio siempre, declaró.

La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, señaló que cada restitución de un nieto o una nieta las llenas de felicidad.

Recordó a dos grandes luchadoras recientemente fallecidas, Martha Vázquez, presidenta de las Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, y Raquel Radío, fundadora de Madres y Abuelas, ‘quienes no pudieron lograr el ansiado encuentro’, enfatizó.

Con la urgencia del tiempo que corre volvemos a hacer un llamado a la sociedad a que nos ayuden en esta búsqueda que ya lleva 40 años y a los nietos y nietas le reafirmamos que acá solo les espera el amoroso abrigo de la verdad, expresó Carlotto.

La Abuela de Adriana, Blanca Díaz de Garnier, supo ayer que la joven que acababa de recuperar la identidad era su nieta, la hija de Edgardo Garnier y Violeta Graciela Ortonali, que fue secuestrada embarazada a fines de 1976.

No esperaba tener esta alegría, veía recuperar a otros nietos y me decía ‘a mí nunca me toca’, manifestó en declaraciones difundidas por Página 12.

Según se cuenta, unos 500 hijos de desaparecidos fueron apropiados como botín de guerra por las fuerzas de represión en el llamado Proceso de Reorganización Nacional (1976-1983), algunos fueron entregados directamente a familias de militares, otros abandonados en institutos sin identificación y otros más vendidos.(PL)