Se dispone joven maestra santacruceña a iniciar calendario escolar

Quería decir muchas cosas a la vez, pero la euforia de saberse maestra, aún tan joven, le imposibilitaba expresar ordenadamente las ideas.

“Permítame periodista tomar un poquito de aire… hace tanto calor”. Transcurridos breves segundos se sintió dispuesta. “Mire es que por mucho que trato de imaginarme cómo será el primer día de clases, la presentación ante mis alumnos y sus padres, me pone algo nerviosa”.

Será para otros recién graduados, quizás, una jornada similar a la que supone la joven santacruceña recién graduada Leidis Muñiz Rodríguez. Sin embargo las emociones del día cuatro de septiembre serán fortaleza para los “pinos nuevos” del sistema educacional cubano.

“Estaré al frente de 14 alumnos de cuarto grado. Los voy a enseñar, educar y ayudarlos a crecer a través de la profesión pedagógica. Fue mi decisión ser educadora, labor a la que continuaré cobijando de amor, valores humanos, conocimientos, enseñanza”.

Al terminar el noveno nivel en la escuela secundaria básica Camilo Cienfuegos, la adolescente de 14 años les informó a sus padres hacia dónde tomaría el rumbo estudiantil. “Ella nos lo consultó, es cierto, de antemano. Nuestro deber ha sido apoyarle la vocación”, refirió Maibelín Rodríguez Rivero, madre de Leidis.

Orlando Águila Sotomayor, aunque no es el padre biológico de la bisoña profe, es el padrastro atento. “La considero mi segunda hija. Es una muchacha respetuosa, preocupada por los deberes del hogar y la carrera, hasta graduarse. Confiamos en la Niña, así le decimos en la intimidad familiar”.

La santacruceña disfrutó con sus amistades de las opciones del verano. Ahora la Muñiz se esmera por engalanar el aula: confecciona murales, dejándole el mayor espacio a Fidel, los héroes, mártires, también a los mensajes instructivos. Busca cartón para dejar listos los medios de enseñanza, de igual manera termina las planificaciones de las clases de los primeros contenidos a impartir.

Leidis sabrá depositar en los pequeñines discípulos la gran obra humana para prepararlos para la vida. Les entregará todo lo bueno de su alma. Los forjará en los hábitos de estudio, trabajo y educación formal.