Samsung saca al mercado el Note 8

Echen cuentas. El Note 7, por su inesperado incidente con la combustión de las baterías, no llegó al mercado español salvo a manos de algunos usuarios que tuvieron que devolverlo. El Note 6 nunca existió. Su predecesor, el Note 5, pasó de largo por Europa sin tocar suelo. Hay que remontarse al 24 de octubre de 2014 para encontrar el último teléfono de la gama que llegó a comercializarse en nuestro país. Ahora, cuando han pasado tres años desde aquello, Samsung ha sacado músculo con el Note 8, su nueva bestia, con la que pretende dar continuidad al buen desempeño del Galaxy S8 y, sobre todo, olvidarse del Note 7.

El móvil ha sido presentado hoy en sociedad en un evento en Nueva York, que ha sido ‘replicado’ en otros puntos del mapa. En Teknautas hemos podido conocer el Note 8 unos días antes de su puesta de largo. Gracias al tiempo que compartimos con este terminal podemos decir que opta al título de ‘Android del año‘ apoyándose en su diseño, su prometedora cámara y la calidad de su pantalla.

El Note 8 alcanza las 6,3 pulgadas de pantalla. Sin embargo, el diseño curvo y sin bordes hace que no se sienta gigantesco

El Note 8 alcanza las 6,3 pulgadas de pantalla. Sin embargo, el diseño curvo y sin bordes hace que no se sienta gigantesco

Diseño y pantalla: 6,3 pulgadas con una forma perfecta

Empecemos por lo básico: el tamaño. Y aquí, tirando de topicazos, sí importa. Si eres de esos a los que 5,5 pulgadas se te empiezan a hacer ingobernables y cada vez que ves un iPhone 7 Plus salir del bolsillo de un conocido le haces la -ya muy recurrente- bromita de si es un iPad, este sintiéndolo mucho no es el móvil que buscas.Son 6,3 pulgadas de diagonal de pantalla.

Casi nada. Sin embargo, al cogerlo se siente mucho más cómodo que otros terminales de ese o menor tamaño. Eso se debe a un logrado y bonito diseño que se lleva perfeccionando desde el S6 Edge. Los bordes curvados, como ya vimos en el Galaxy S8 y en el Galaxy S8 Plus, se han refinado frente a sus predecesores, hasta el punto de fagocitar y borrar del catálogo de los surcoreanos los gama alta con pantallas planas.

El cuerpo del Note 8 -que vuelve a contar con resistencia al agua y al polvo IP68- está construido con cristal templado. El peso es de 195 gramos (en ningún momento da la sensación de ser pesado) y su grosor es de apenas 0,8 centímetros. En el lateral izquierdo tenemos los controles físicos de volumen mientras que en el borde inferior encontramos el altavoz, el conector para auriculares y la entrada de USB Tipo-C.

La cámara dual del Note 8 cuenta con un gran angular y un teleobjetivo de 12 megapíxeles cada uno

El sensor de huellas repite la posición del Galaxy S8 en la espalda del teléfono. Un lugar que, personalmente, veo ‘excesivamente’ cerca de la cámara y el flash, lo que puede hacer que pongamos los dedos en más de una ocasión sobre la lente de la cámara y tengamos que limpiarla con cierta recurrencia.

A estas líneas sobre el diseño hay sumarle lo que en Samsung bautizaron como ‘pantalla infinita‘, una parte delantera en la que el panel Súper AMOLED ocupa el 83% y los marcos han sido reducidos a la mínima expresión y que ya vimos en abril con el S8.Estamos ante un panel QHD+ que nos ofrece gran calidad a la hora de consumir contenido multimedia, gracias a una densidad de 522 píxeles por pulgadas y HDR Mobile Premium.

Es una obviedad, hablando de este tamaño, mencionar la posibilidad de dividirla y utilizar dos aplicaciones al mismo tiempo. Sin embargo en el menú que disponemos en el borde curvo del Note 8 podemos crear emparejamientos de apps para que se ejecuten inmediatamente a pantalla partida (Spotify y Google Maps, Internet y el mail,…).

Cámara: Bienvenido al mundo de las dos lentes, Samsung

Es la gran novedad de este Samsung. En los mentideros especializados dieron por supuesto que el Galaxy S8 sería el primer móvil de la factoría asiática en llevar doble cámara. Pero finalmente quisieron guardarse otro as para reflotar la gama Note. Así de paso marcan alguna diferencia más entre los dos dispositivos, que son prácticamente identicos en su aspecto exterior.

El Note 8 aterriza por fin con una cámara dual. Está equipada con dos sensores, ambos de 12 megapíxeles. Uno de ellos viene equipado con una lente gran angular con la tecnología ‘Dual Píxel’, estabilizador óptico de imagen y una apertura focal de f/1.7.

El otro es un teleobjetivo -con apertura focal de f/2.4 también con estabilizador de imagen- que permitirá tener zoom óptico de dos aumentos, que ofrece buenos resultados. En lo que se refiere al zoom digital se puede forzar hasta conseguir diez aumentos. En lo que concierne al macro, puede captar detalles a tres centímetros de distancia fácil y nitidamente. Por su parte, la cámara delantera cuenta con un sensor de 8 megapíxeles, con apertura de f/1.7 y enfoque automático.

Live Focus: ¿qué aporta frente a otras cámaras duales?

Pero, ¿qué aporta la cámara dual de Samsung frente a las existentes opciones de Huawei, LG o Nokia, entre tantas otras? Sus beneficios se resumen en el ‘Live Focus’.

Básicamente capta información con ambas lentes, las combina para ofrecer la mejor imagen pero también para ofrecer alternativas una vez tomada la fotografía.Se obtienen, como podéis ver en las fotos, buenos resultados gracias al efecto profundidad o ‘bokeh’ que tanto se ha popularizado en terminales como el iPhone 7 Plus.

Sin embargo, el Note 8 permtirá gracias a su solución de ‘software’ determinar si queremos el fondo muy difuminado o más bien enfocado. Se podrá hacer en tiempo real, antes de apretar el disparador, pero también desde la galería cuando tengamos la imagen. También nos dejará escoger tras el disparo entre un plano más cerrado o un plano más abierto.

S-Pen: el puntero que marca la diferencia

Si hay una cosa que defina el espíritu de los Note es el S-Pen. Este puntero ha sido un rasgo único desde que en 2012 se lanzase al mercado el primer modelo de esta gama. Ahora ha seguido evolucionando y nos encontramos con un accesorio con una sensibilidad extraordinaria al tener 4096 puntos de presión. Es algo que ya vimos con la Galaxy Tab S3 pero la experiencia en móvil es completamente diferente.Procesador, memoria RAM y batería

El Note 8 llega con un ‘motor’ a la altura de la alta gama. Contará con un Exynos 8895, un procesador de diez nanómetros con ocho núcleos y arquitectura de 64 bits. Este ‘chip’ -que en otros mercados será un Qualcomm Snapdragon 835- viene jalonado con una memoria RAM de 6GB. Algo que sobre el papel debería garantizar un funcionamiento fluido, viendo el desempeño que ha tenido el Galaxy S8 y el Galaxy S8 Plus.La batería del terminal es de 3.300 mAh. Una capacidad algo menor que la de su predecesor (el Note 7) o la del S8 +, ambos con 3.500 mAh.

Eso sí, cuenta con sistema de carga ultrarápida y el conector es USB Tipo C. La memoria interna es de 64 GB y, aunque no haya versión de 128 GB, el terminal dispone de ranura que ofrece soporte para tarjetas microSD de 256GB.Novedades en DeXAhora las aplicaciones podrán programarse con un diseño para que se ejecuten a toda pantalla.

Cuando no estén concebidas así o para reproducirse en horizontal, han incluído una funcionalidad ‘DeX Labs’, que emula una vista mejor mas allá de replicar la del móvil. Este sistema incluye ahora también una aplicación de correo, agenda y calendario concebida para esta forma de trabajar y una aplicación de vídeoconferencia en el que se puede compartir también la pantalla del móvil.

(Con información de El Confidencial)