[:es]Rememoran Aniversario 60 de acción rebelde en territorio santacruceño[:]

[:es]

Ha pasado el tiempo, pero la historia de los que lucharon por la independencia plena deberá ser mantenida como patrimonio político-ideológico de las nuevas generaciones de cubanos. Con esa convicción fue rememorado el aniversario 60 en este territorio, de la rápida acción ejecutada por un pelotón de 20 rebeldes dirigido por Julita Guevara (La Bayamesa).

La orden de Fidel de continuar la guerra de liberación nacional en la última etapa de la gesta insurreccional en el llano, condujo a conformar dos grupos que operarían en la zona norte y sur de la tierra camagüeyana.

Al caer en combate Roberto Reyes (El Baracoense) en la finca San Fernando, ubicada en áreas del central Francisco (actual municipio Amancio Rodríguez, de la Provincia Las Tunas) Julita, su novia, supo sobreponerse a la sensible perdida. La misión no podía detenerse, evocó Emilio Fonseca Amador, historiador local.

Al perder la vida el líder,  la tropa se divide en dos pelotones, la audaz Bayamesa queda al frente del que sin temer tampoco a riesgos ni adversidades toma rumbo hacia los predios de Santa Cruz del Sur.

Amador comntó que la pequeña fuerza demostró su pujanza enseguida. La primera acción la cumplen el 29 de julio de 1958, haciendo valer de igual manera la firmeza del Movimiento 26 de Julio (M-26-7) en la zona. Detienen a varios choferes de automóviles muy cerca del antiguo puente de hierro sobre el río Najasa, en la carretera de Camagüey al emporio cabecera.

A los conductores se les indica que pongan los carros uno detrás del otro y se alejen de los vehículos Entre ellos había un camión cisterna proveído de combustible para distribuirlo en gasolineras de la comarca.

La propia Guevara, puntualizó Emilio, ordena mojar con combustible las estructuras de los carros, siendo ella misma la responsable de que ardieran a toda velocidad. Las llamas, según recogen testimonios, llegaron a alcanzar los 200 metros de altura.

La fiera respuesta de la tiranía tomó la línea sur de estas posesiones por tierra y aire en busca de los protagonistas del sonado hecho. El pelotón consiguió confundir a los sicarios intrincándose en los montes del poblado Santa Marta (hoy Cándido González).

Los continuos combates y acciones del Ejército Rebelde permitieron obtener la victoria tan deseada por el pueblo de Cuba.

Bajo la sombra de una sencilla casa de madera, cercana al lugar del acontecimiento, en la que el tiempo ha causado algunos deterioros, se cantó el himno nacional. Allí pioneros de la escuela primaria América Labadí Arce, de la comunidad El Francés cantaron y declamaron poesías dedicadas a José Martí y al Comandante en Jefe.

Acompañaron la jornada Ernesto Navaja Ramos, presidente de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC) en Santa Cruz del Sur, asimismo combatientes de la lucha clandestina, el Ejército Rebelde, internacionalistas, de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y el Ministerio del Interior (MININT).

[:]