[:es]Regresa la Guerra Fría: El FBI intimida a emigrados favorables a las relaciones con Cuba[:]

[:es]

La Guerra Fría está de vuelta, al menos en el cálido estado de Florida. Agentes del FBI están tocando las puertas de emigrados cubanos que apoyan la mejoría de las relaciones entre La Habana y Washington como parte de una campaña que los propios contactados califican de “intimidatoria”.

“Me parece que el propósito es intimidación. Esa es mi opinión, ya que en ningún momento fueron claros ni transparentes en cuanto a los propósitos o razones”, asegura a Cubadebate Elena Freyre, de 70 años, una de las personas que los agentes federales contactaron para sondear su relación con Cuba.

Miembros del FBI visitaron el antiguo trabajo de Freyre la semana pasada y no la encontraron. Más tarde le dejaron un mensaje de voz.

Al menos cinco cubanoamericanos fueron visitados por el FBI con propósitos similares, de acuerdo con un artículo del diario New York Times y una confirmación independiente de Cubadebate.

“Aquellos de nosotros que queremos y defendemos nuestro país no nos dejaremos intimidar. Sobre todo porque nadie está haciendo nada indebido ni en contra de ninguna ley ni ningún país”, añade Freyre, quien preside ForNorm, una organización a favor de la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

La visita a Julio V. Ruiz

Las personas contactadas tienen rasgos en común. Forman parte de un grupo de emigrados que llegaron a Estados Unidos siendo niños  y luego buscaron retomar los nexos con su país de origen, a pesar de la política de agresión de las administraciones norteamericanas.

El Dr. Julio V. Ruiz, un psiquiátra retirado de 71 años y residente en Miami, participó en los diálogos de 1978 que marcaron un punto de inflexión en las relaciones de la mayor de las Antillas con su emigración y se ha mantenido activo en la defensa de las relaciones con su país de origen.

El jueves de la semana pasada, dos agentes del FBI se presentaron en su casa.

“Estuvieron tocando en mi puerta por 15 minutos”, cuenta a Cubadebate V. Ruiz. “Yo no abría porque normalmente a esa hora 1:30 p.m. solo te tocan los Testigos de Jehová haciendo proselitismo. Mi calle es cerrada y hay solo seis casas”.

Cuando abrió se trataba de “un muchacho y una muchacha en sus 30’s, que ni siquiera preguntaron al yo abrir si era Julio V. Ruiz. Simplemente comenzaron diciendo que estaban haciendo una entrevista”.

“Al yo decirles que no estaba interesado en entrevistas, se identificaron como Agentes del FBI enseñando sus dos carnet con una placa dorada adentro”, añade.

De acuerdo con V. Ruiz, el un muchacho era origen cubano, por su acento en español, mientras su compañera parecía ser de origen puertorriqueño. “A todas estas quisieron hablar en Español, siendo yo bilingüe”.

Los oficiales hicieron varias preguntas durante cerca de media hora: ¿Cómo yo veía las relaciones entre Estados Unidos y Cuba? ¿Como creía que se podrían mejorar? ¿Qué creía que iba a responder Cuba en caso de que las relaciones empeoraran?

Pero la situación se puso más extraña cuando los agentes se interesaron en si V. Ruiz había tenido contacto con alguien del “gobierno cubano” o de la Embajada cubana en Washington.

“Les dije que yo conocía  personalmente al Embajador y al actual Cónsul”, señaló.

V. Ruiz (centro), junto al Embajador cubano en Washington (derecha), en una foto pública de la red social Facebook.

A V. Ruiz le pareció extraña la pregunta, ya que no es ilegal hablar con diplomáticos de cualquier país en Estados Unidos. “Aquí la Primera Enmienda de la Constitución es muy importante”.

“Es un poco extraño tener al FBI haciendo preguntas sobre eso”, coincide Elena Freyre. “Varios de nosotros estamos trabajando con los abogados de la ACLU (Sociedad American de Libertades Civiles) para proteger nuestros derechos”.

“En Estados Unidos no es un delito ser pro-normalización, pro-diálogo con Cuba”, dijo Howard Simon, director ejecutivo de la ACLU.

V. Ruiz señaló que los abogados recomiendan en ningún caso conversar con los agentes federales, por sus posibles implicaciones. “Si el presidente Trump no quiere y rehúsa hablar con ellos, por recomendación de su equipo de abogados, imagínate nosotros”.

“Los honorarios de un buen abogado aquí son una pequeña fortuna para algunos”, añadió.

El regreso de la Guerra Fría

A pesar del cambio en el ambiente anticubano de la Florida en los últimos años, algunos de los emigrados que mantienen una posición abiertamente favorable a las relaciones con La Habana todavía son objeto de escarnio por parte de elementos de ultraderecha.

Pero la intimidación por de agentes gubernamentales resulta una escalada que hace levantar viejas alarmas de la Guerra Fría.

“Creo que el momento no es casual; es parte de esta atmósfera de hostilidades que lamentablemente ha surgido de nuevo”, señaló Elena Freyre. “Hacía muchísimos años que este tipo de manipulación no sucedía”.

V. Ruiz recuerda cuando lo visitaron en casa de sus padres en 1998 por haber llamado a la entonces Oficina de Intereses de Cuba en Washington.

“¿Por qué se está recrudeciendo ahora?”, se preguntó. “Porque el Partido Republicano controla. La extrema derecha cubana es republicana. Tienen personas claves en el gobierno como Mauricio Claver-Carone, Marco Rubio, y toda la comparsa cubana”.

V Ruiz considera que la situación será aún peor los próximos dos años.

Otra Fuerza de Tarea contra Cuba

Folleto entregado por el FBI a una de las personas contactadas. Foto: Cubadebate

Uno de los acápites más insólitos de la visita del FBI a  V. Ruiz fue la mención de que los agentes eran miembros de una “Fuerza de Tarea Nacional” que investiga temas relacionados con Cuba.

Aunque Cubadebate no pudo confirmarlo, conoció reportes de que otras personas, sin ser de origen cubano, han sido contactadas en Nueva York y Washington para indagar sobre sus vínculos con La Habana.

Según el New York Times, los agentes dejaron folletos sobre el “proceso de elicitación”.

La elicitación es un término asociado a la psicología que se refiere al traspaso de información de forma fluida de un ser humano a otro por medio del lenguaje, pero que también se utiliza en temas de inteligencia.

“Como parte de sus deberes, el FBI regularmente y de forma abierta interactúa con miembros de las comunidades que sirve para desarrollar una confianza mutua respecto a combatir posibles actividades criminales o amenazas al público estadounidense”, señaló la agencia en un comunicado ante la petición de información del diario neoyorquino.

Sin embargo, no especificaron en qué forma afecta la seguridad nacional el hecho de que emigrados cubanos favorezcan una mejoría de las relaciones con su país de origen ni que mantengan contacto con diplomáticos debidamente acreditados en Estados Unidos.[:]