Realizan en China conversatorio por 60 años de Revolución cubana

Beijing, 21 feb.- Funcionarios cubanos, exembajadores y exbecarios de China en la isla realizaron aquí un conversatorio en saludo al aniversario 60 del triunfo de la Revolución, que también sirvió de escenario para revalidar la amistad entre ambos pueblos.

 

Al comienzo de la actividad Zhang Mingjie, subsecretaria de la Asociación de Estudiantes Retornados de Occidente, transmitió felicitaciones al país antillano por la efeméride y destacó sus grandes logros alcanzados durante las últimas seis décadas.

Tanto la funcionaria como otros asistentes al encuentro, alabaron la resistencia de los cubanos, la defensa de su soberanía y principios frente a la permanente hostilidad de Estados Unidos.

Resaltaron el desarrollo estable y fructífero de las relaciones de amistad entre los dos estados socialistas mediante los frecuentes intercambios al más alto nivel político, la cooperación en diversos sectores y el apoyo mutuo.

Muchos de los presentes compartieron sus vivencias mientras estuvieron en la isla y cómo ese período enriqueció la vida personal y profesional.

Liu Yuqin, representante especial del Gobierno chino para los Asuntos de América Latina y El Caribe, afirmó que la victoria de la Revolución abrió una nueva era en la historia de Cuba, pero también incentivó en gran medida a los países asiáticos, africanos y latinoamericanos a luchar por la justicia y la independencia nacional.

‘En la cultura tradicional china 60 años es un ciclo (…) sin miedo al bloqueo y con firmeza, perseverancia y arduas luchas el Gobierno y pueblo cubano no cesan de explorar el camino de desarrollo (…) y también consiguen incesantemente nuevos éxitos en la construcción económica’, acotó.

Por su parte, el embajador de la Isla, Miguel Ángel Ramírez, agradeció la organización del conversatorio tras recordar que el 1 de enero de 1959 representó el inicio de un proceso genuino donde el ser humano es centro del desarrollo social, económico y político.

Citó los reconocidos logros en materia de salud, educación, deporte, igualdad, cultura, protección medioambiental, turismo y biotecnología de Cuba, pese a enfrentar desde entonces agresiones militares, terroristas y el bloqueo económico, financiero y comercial de Estados Unidos cada vez más recrudecido.

Se refirió a que la vocación internacionalista que sustenta la Revolución, permitió desde 1963 llevar 600 mil misiones médicas a 164 naciones del planeta y además recibir a jóvenes extranjeros, como los 108 chinos que llegaron allí para estudiar español en 1964.

Ramírez habló sobre las relaciones de Cuba y China, que lograron cosechar una amistad duradera y una confianza inquebrantable tras su establecimiento en 1960.

Concluyó su intervención con un recorrido por los hechos transcendentales que vive su país actualmente, como la continuidad de la Revolución con Miguel Díaz-Canel electo presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, y el proceso de reforma constitucional para adecuar la Carta Magna a las transformaciones de la sociedad.