Pueblo santacruceño festejó desde los barrios el Aniversario 58 de los Comités de Defensa de la Revolución

Santa Cruz del Sur, 28 sep.- El  júbilo es el estímulo humano al que todo cederista siempre se suma, porque en los barrios de esta localidad la revolución del entusiasmo y el buen llevarse fortalece la unidad de los vecinos, reunidos en la mayor organización de masas de Cuba, los Comités de Defensa de la Revolución (CDR).

Las tareas de embellecimiento de cada cuadra, las necesarias higienizaciones después de terminarse la jornada laboral o los fines de semana, la vigilancia revolucionaria, las donaciones voluntarias de sangre, la recogida de materias primas, entre otras, fueron la antesala para esperar con beneplácito el advenimiento del aniversario 58 de los Comités y celebrar los acuerdos adoptados en su Noveno Congreso.

Fue el convite de la gran familia. Desde temprano los conocedores del oficio cortaron la leña a emplear. Además se garantizaron en cada casa las viandas, aliños, la cabeza de puerco, los huesos de un porcino conservados en algún refrigerador y otros  tipos de carne que bien se sabe le aportan apetitoso sabor al delicioso alimento.

En cada jardín se hicieron labores de limpieza, pues cerca de estos se acumularon las propagandas identificativas de cada CDR, también las escritas con consignas revolucionarias.

El optimismo mambí levantó las banderas en las zonas cederistas desde el amanecer de este jueves. De un hogar a otro se colocaron cadenetas  multicolores, mientras que en las paredes de los portales flotó la enseña nacional, pendones de la mayor organización de masas de la Isla, así como  imágenes de héroes y mártires.

Cuando en el minuto exacto alguien anunció la llegada del 28, se dieron vivas a Fidel, Raúl, a los Comités de Defensa de la Revolución y al Partido Comunista de Cuba (PCC), mientras se brindaba con caldosa.