Proyecto internacional estudia huella de las precipitaciones en el archipiélago cubano – Radio Santa Cruz

Proyecto internacional estudia huella de las precipitaciones en el archipiélago cubano

Cuánto y dónde llueve, cómo se distribuye esa agua durante el año en el archipiélago cubano, es monitoreado, por vez primera en Cuba, desde el Centro de Estudios Ambientales de Cienfuegos (CEAC).

El MSc. Alejandro García Moya, aspirante a investigador de la institución, es el primer cubano capacitado para manipular el espectrómetro de masa, único equipo capaz de caracterizar isotópicamente muestras de precipitaciones en todo el territorio nacional.

Dos isótopos estables, el Oxígeno 18 y el Deuterio, presentes en la molécula de agua, son los marcadores a rastrear en el costoso y delicado aparato, que llegó a los laboratorios del CEAC mediante un proyecto de cooperación técnica del organismo internacional de la energía atómica para el fortalecimiento de las capacidades de hidrología isotópica para la gestión sostenible del agua en Cuba.

“Estos isótopos son trazadores biogeoquímicos de los procesos, porque de acuerdo con su relación, nos indican qué está pasando durante el ciclo del agua en la naturaleza”, explica el joven científico.

La lluvia viene de Casablanca

Sobre una vista envidiable de la bahía de La Habana se alza la imagen icónica del Instituto de Meteorología, INSMET.

Allí, en esa altura de Casablanca, se inicia la ruta del agua que llega al cienfueguero coordinador del proyecto, cuyo propósito es sentar las bases para la aplicación de estudios de isotopos estables en el ciclo hidrológico, a escala nacional, regional y local.

“Como nación insular, con características geomorfológicas e hidrometeorológicas diferentes, nuestra única fuente de agua son las precipitaciones -señala el joven investigador-, el proyecto debe caracterizarla en su primera etapa; a partir de ahí, haríamos otros estudios de aguas superficiales y subterráneas, lo cual nos permitiría predecir cuánta agua estaría disponible en cuencas superficiales y acuíferos subterráneos.

“Se trata de uno de los elementos que alcanza mayor relieve, dada la importancia que alcanza el agua en el contexto del cambio climático, está cada día más amenazada”.

El Grupo de Monitoreo de Contaminación y Química atmosférica, a través de su sistema de valija, recibe y procesa muestras de 25 estaciones seleccionadas de todo el país.

Quincenalmente son colectadas dosis de la lluvia, enviadas a través de la Red Nacional de Hidrología Isotópica en Precipitaciones (RNHIP), creada para el proyecto con la colaboración del Centro de Protección e Higiene contra las Radiaciones (CPHR) y el de Ingeniería Ambiental de Camagüey (CIAC).

En coordinación con la Agencia de Energía Nuclear y Tecnologías de Avanzada (AENTA), el proyecto aspira a generar un mapa hidrológico con las señales isotópicas – línea base-, que caracteriza las precipitaciones en el país, insertando a Cuba en la Red Global de Isótopos en Precipitaciones (GNIP, por sus siglas en inglés).

“Con ellos, nos insertamos en la red internacional activada hace varias décadas, que alrededor del mundo está tomando datos, usando equipamiento similar al nuestro para registrar cómo se distribuye la lluvia, en dependencia de las características climáticas, geográficas, la influencia continental, etcétera”.

Valores agregados

El Master en Ciencias Pedro Sánchez Navarro, jefe del Grupo de Monitoreo de Contaminación y Química Atmosférica, del INSMET, afirma que la colaboración con el estudio auspiciado por la OIEA no solo aporta al proyecto, sino que para el Instituto de Meteorología hay valores agregados.

“Desde el punto de la vigilancia de la contaminación atmosférica, fortaleceremos el conocimiento actual en metales pesados y componentes mayoritarios en precipitaciones, en los territorios de los cuales provienen las muestras, determinaciones que hoy no podemos realizar en nuestros laboratorios, y que estarán disponibles a partir del estudio mediante el espectrómetro de masa”.

Una herramienta que permite escudriñar señales en las precipitaciones, predecir y actuar sobre los recursos hídricos, ante la influencia del cambio climático, mirando por dentro la lluvia.

El espectrómetro de masa isotopía, adquirido a través de la cooperación técnica del organismo internacional de la energía atómica, es único en Cuba. Foto: Ismary Barcia.

(Tomado del periódico 5 de septiembre)