Proyecto circense Ilusión y Fantasía presentó espectáculo en territorio santacruceño

Santa Cruz del Sur, 6 jul.- Los corazones saltan, las emociones descargan las complacencias cuando se asiste a un espectáculo bien pensado. Esa oportunidad la tuvo el público santacruceño que acudió al cine Najasa de esta localidad a disfrutar del proyecto circense Ilusión y Fantasía.

Sólo dos artistas del circo Areíto de Camagüey son capaces de mantener a los espectadores entretenidos durante hora y media. La maravilla de su quehacer recibió positivas opiniones de la concurrencia.

Osmildo Prade Pimentel, se hace acompañar de dos inteligentes perritos chinos: Yoqui y Yovi, padre e hijo. Los canes son las verdaderas estrellas del escenario. Ellos saben identificar colores, saltan a través de aros, interactúan con los niños, en fin saben qué hacer cuando reciben las órdenes de las actividades a ejecutar.

William Tito Mejía es el malabarista, el payaso Soplete, equilibrista, también el comecandela. Se hace acompañar en muchas de sus actuaciones de Prade. Ambos se conocieron en un festival de circo realizado en la provincia de Santi Spíritus, decidieron unirse para hacer muchas cosas que continuarán enalteciendo el apreciado  arte.

Hace tres años crearon el proyecto Ilusión y Fantasía. Se han presentado en varios municipios agramontinos, pero por vez primera visitan estos predios. En el Najasa hicieron dos actuaciones a luneta llena. Partieron con un hasta luego hacia Las Tunas, provincia donde son muy queridos.