Productor santacruceño aprovecha áreas de playazo para cultivar arroz

Santa Cruz del Sur, 25 may.- De su padre y un tío adquirió la cultura del cultivo del arroz en áreas del playazo cercano al reparto Fernando del Toro (otrora Cangrejito) de la localidad.

Prefiere, cuando va a atender sus sembradíos, andar descalzo, porque según el productor cualquier tipo de calzado, sobre todo las botas, dañan mucho las plantaciones.

Nabir Olivera Perdomo es un hombre de poco hablar. Medita mucho lo que va a decir como si temiera expresar algo incorrecto. Por eso dejaba escapar ingenuas sonrisitas mientras se amasaba la encanecida barba acompañante, la que le refresca el rostro mientras atiende los cuatro cordeles de arroz plantados y otro pedazo de igual dimensión próximo a sembrar.

Dos veces al año riega las salitrosas tierras con buena semilla empleando el método de moteado. Acopia, llegado el momento, entre 15 y 20 quintales del grano, resultado que beneficia la canasta básica de su familia.

Para evitar la penetración del mar, durante la marea alta al sitio cultivado, se han construido muros de tierra hasta de un metro.

En el huracán Paloma el 8 de noviembre de 2008, por sólo poner un ejemplo, no pudo evadir lo inevitable. El lugareño y otros vecinos dedicados a igual faena, una vez pasado el peligro, le abrieron boquetes a los rústicos diques dejándolos libres de la salada agua.

Las lluvias originadas por el fenómeno atmosférico se encargaron de lavar los sembradíos, pudiéndolos recuperar.

En esa zona de la comarca santacruceña tantas veces empleada para la cosecha de arroz, no falta el vital líquido, empleándose el que vierten hacia una zanja los colindantes al terreno.

Olivera Perdomo sabe entenderse con el playazo. Lo aprendido con sus cercanos seres queridos le ha resultado de mucha utilidad. Mientras la naturaleza se lo permita seguirá cultivando el cereal en el agreste entorno, aunque el intenso calor de la costa, los jejenes y mosquitos pretendan convertirse en obstáculos.