Primero de Mayo: Reafirmación de la unidad por el Socialismo cubano

Inmersos en el empeño de avanzar en pos de la economía eficiente, próspera y sostenible que requiere el país, y dando continuidad al legado del líder histórico de la Revolución, los camagüeyanos protagonizaremos este 1ro de Mayo otra jornada memorable, en momentos de transformaciones renovadoras encaminadas a perfeccionar nuestro Socialismo.

Y aunque la conmemoración proletaria no tendrá la presencia física del Comandante en Jefe, la impronta de su legado, contenido en el Concepto de Revolución, inspirará cada desfile a todo lo largo y ancho de la Isla.

Los trabajadores refrendaremos este año las premisas de ese documento histórico, concretando desde nuestras estructuras sindicales el cumplimiento del deber en cada jornada, para hacer valedero que nuestra fortaleza es la unidad.

Junto a familiares, jóvenes, campesinos, el pueblo todo, los trabajadores pondrán de manifiesto, con su presencia en los actos que se celebrarán este día, que somos la Revolución, y que seguimos los mismos ideales que durante más de un siglo han inspirado esta jornada.

Con esa convicción seguiremos fortaleciendo nuestra economía para consolidar cada avance; erradicando errores e imperfecciones; afrontando con valentía las dificultades que imponen el bloqueo y las crisis globales, cuyos efectos recaen sobre millones de personas en el mundo, para quienes esta fecha deviene jornada de lucha por derechos y reivindicaciones que les son negados o violentados a diario.

En esta porción de nuestro Caimán Verde, los camagüeyanos haremos frente común, además, para denunciar los planes desestabilizadores con los que sectores derechistas pretenden reinstalar en varios países del área recetas neoliberales, ignorando el compromiso suscrito en 2014 por la mayoría de los gobiernos de la región para convertir a América Latina y el Caribe en una Zona de Paz.

Junto a las banderas de la solidaridad, los trabajadores enarbolaremos este 1ro de Mayo los retos económicos y sociales que reclama el desarrollo agramontino: la recuperación ganadera; la zafra azucarera; la ejecución de disímiles obras en todo el territorio; las inversiones en la cayería norte de la provincia y la consolidación de múltiples tareas de la producción y los servicios.

Comprometidos a mantener vivo el legado del Comandante en Jefe, y a respaldar la lucha de los pueblos hermanos contra la violencia, el injerencismo y la guerra, proclamaremos al mundo la indestructible fortaleza de esta Revolución, construida —como afirmó Fidel— “con los humildes, por los humildes, y para los humildes”.

¡Viva el 1ro de Mayo!