Presenta Qatar aulas portátiles para refugiados y desplazados (+Fotos)

Doha, 22 nov.- Un prototipo de aulas para refugiados y desplazados se halla entre los proyectos presentados por la Cumbre Mundial de Innovación para la Educación (WISE, por sus siglas en inglés), con cita en esta capital.

 

Al dialogar sobre la iniciativa hoy en sesión plenaria, la presidenta de la Fundación de Qatar para la Educación, la Ciencia y el Desarrollo Comunitario, Moza bint Nasser, catalogó al modelo de asequible y adaptable a diferentes condiciones climáticas.

El aula innovadora, diseñada por Zaha Hadid y llevado a cabo por el grupo Zaha Hadid Arquitectos, forma parte de los esfuerzos de la Fundación Educación Sobre Todo, también creada por la jequesa, de proveer oportunidades de educación a grupos en situación de crisis o pobreza.

Por medio de la fundación más de 10 millones de niños han accedido a las escuelas, afirmó Moza bint Nasser, quien llamó a ver a los infantes desamparados con ojos de padres y trabajar en pos de la meta de cero niños sin educación.

En su discurso, recordó la alegría expresada por la reconocida creadora iraquí al proponerle tomar acción, desde la arquitectura, a favor de los refugiados y desplazados.

Hadid, quien falleció en marzo de 2016, diseñó el estadio Al Janoub, uno de los que acogerán la Copa Mundial de la FIFA 2022 en Doha.

De hecho, las 100 aulas trazadas para el proyecto servirán durante el certamen como pasaje de entrada del público a los estadios, y luego serán destinadas como aulas en Cambodia, Cameron, Colombia, Jordania, Lebanon, Mali, Myanmar, Palestina, Sudán del Sur, Sri Lanka, Turquía y Uganda.

A diferencia de las tiendas tradicionales, el prototipo puede reajustar su tamaño y diseño a la locación y las necesidades de sus beneficiarios, y gracias a la calidad del material que emplea cuenta con una mayor ventilación y entrada de luz.

Por otro lado, debido a su flexibilidad y movilidad, puede ser ensamblado, desmantelado y transportado de un espacio a otro, a lo que se suma la extensión de su vida útil a al menos 10 años en condiciones normales frente a los cuatro de las carpas utilizadas hasta el momento en campos de refugiados.

No obstante su función escolar, estas aulas tendrán otros usos para la comunidad una vez concluidas las clases.

Próximamente, uno de los modelos irá a Mali para ser probado allí; el primero de ellos superó de forma exitosa su ensayo en el campo de refugiados Nizip 1, al sureste de Turquía.