Premio al empeño de las mujeres camagüeyanas

Por Indira López Karell/ Radio Cadena Agramonte.

Camagüey, 5 ago.- Para Anielka Fernández del Monte, secretaria general de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) en Camagüey, el conocimiento público de la designación del territorio como sede del acto nacional por el aniversario 57 de la organización, además de compromiso, lágrimas y júbilo, “enalteció el empeño de las agramontinas”.

En el actual calendario, las camagüeyanas se propusieron impulsar su quehacer, y lo lograron. ¿Qué resultados concretos avalaron la condición de provincia Vanguardia en el proceso emulativo por el 23 de agosto?

“Sin dudas, este año nuestra organización mostró un trabajo consolidado, destacándose los municipios de Vertientes, Guáimaro, Santa Cruz del Sur, Minas y Sierra de Cubitas.

“Es preciso reconocer el quehacer en la atención y prevención social, el trabajo comunitario, el crecimiento con las jóvenes, así como la vinculación con la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) en la integración de las campesinas y con los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) en el activismo de las mujeres en los destacamentos Mirando al mar.

“También logramos sumar a nuestras filas a más de dos mil 500 muchachas que arribaron a los 14 años, edad con la que puede ingresarse a la organización”.

¿Cuánto influyó en este logro el trabajo de las Casas de Orientación a la Mujer y la Familia?

“Significativa ha sido la labor de las 13 Casas de Orientación a la Mujer y la Familia que hoy tenemos en cada uno de los territorios, y que cuentan con la asesoría de más de 480 especialistas. Estas, además de fungir como espacios para la reflexión y la atención personalizada y profesional, han promovido más de 70 programas de adiestramiento en diferentes perfiles, a los que han acudido cerca de mil 150 jóvenes.

“La consulta individual y el trabajo grupal han posibilitado el tratamiento oportuno a temas de interés como las adicciones, el embarazo en la adolescencia, las diversas formas de violencia por motivos de género y sus consecuencias, entre otros.

¿Qué acciones ha diseñado la FMC en Camagüey para lograr que esta celebración nacional se extienda a cada delegación de base?

“La jornada Somos la Revolución por el cumpleaños de nuestra organización comprende variadas iniciativas, como donaciones de sangre, maratones, actividades en centros penitenciarios y hospitales, proyectos comunitarios, foros digitales, la inscripción en el Libro de Honor de la Mujer Camagüeyana de 57 féminas destacadas y la realización del acto central el día 22 de agosto en la Campiña de Turiño, en el municipio de Minas.

“Pero, lo principal, es el merecido reconocimiento a esas mujeres que a lo largo de estos 57 años nos han acompañado y forman parte de este sueño.

Serán homenajeadas las 53 mujeres dirigentes que ocupan cargos de dirección en nuestra provincia; las siete presidentas de Gobierno municipales; las 10 vicepresidentas a esa instancia; las cinco que representan a la máxima dirección del Partido Comunista en la provincia; las cerca de mil 400 trabajadoras de la Salud que cumplen misión internacionalista en 40 países; las educadoras, con cuyo trabajo alcanzaron la condición de Destacado en este curso escolar; las nueve jóvenes que se acogieron al Servicio Militar Voluntario Femenino y se encuentran en las fronteras; las cuatro que dignificarán al territorio en el XIX Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes; las dirigentes de base, fundadoras, cuadros y trabajadoras. En fin, la mujer camagüeyana toda”.

Aunque la FMC mantiene la esencia revolucionaria por la que fue creada en 1960 por Vilma Espín, ¿qué nuevos retos forman parte de la vida de sus afiliadas?

“57 años después la Federación de Mujeres Cubanas en Camagüey cuenta con más de mil bloques con cerca de seis mil delegaciones y más de 290 mil federadas.

“No obstante hoy el principal reto es mantener ese logro, fruto del esfuerzo mancomunado de todos los organismos y entidades y del apoyo constante del Partido y el Gobierno.

“Es imprescindible continuar aportando desde el funcionamiento del bloque de la delegación, crecer en la membresía, atender a las jóvenes desvinculadas del estudio y el trabajo, a las familias con problemas sociales, al adulto mayor; seguir apostando por el empoderamiento femenino y la plena equidad entre hombres y mujeres, y romper estereotipos que conciben a la organización solo como espacio para reuniones y cotizar.

“En ese camino, tenemos que imprimirle dinamismo, ser protagonistas, conjugar juventud y experiencia, convocar, participar y sobre todo, enamorar”.(Foto de la autora)