Periodistas santacruceños inspirados para mejorar su labor

Penetrante es la holgura del expresar. La carnal fuerza perfuma en torno suyo las ansias extraordinarias de los periodistas santacruceños imbuidos en una mejor obra. Ellos creen en la eficacia de la verdad, esencia de la existencia que incita, llamada Revolución Cubana.

Sobre las teclas del computador o las notas en las agendas plantan las nuevas “semillas” de su intransigencia, la creencia honrada, la anexión al deber. Se aferran invulnerables a  la vergüenza esculpida sobre argumentos que no cambian.

Es el arte pleno mezclado en la misma sustancia replegada en la enseña nacional para llegar al triunfo de la verdad.

Delante de los ojos de estos profesionales está la hermosa forma del sacrificio, porque saben sobrepasar los escollos propios de los trajines sistemáticos.

Se hacen grandes en las cumbres de los caminos, pisoteando hasta liquidar lo falso y artificial. El entusiasmo se les realza sobre los zapatos empolvados, entre las emociones similares.

Ya es la hora propicia, les centellean las mentes y los corazones. El mayor atrevimiento en el acto que los une es la honra natural de su inteligencia fecunda.