Organización continental de estudiantes repudia guerra mediática contra Venezuela

Caracas, 24 mar.- La Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes (OCLAE) rechazó la guerra mediática contra la Revolución Bolivariana de Venezuela, que promueven y sufragan hoy sectores extremistas de la derecha internacional.

Repudiamos esta guerra no convencional, que busca generar desestabilización en el país y es replicada en América Latina y el Caribe por fuerzas reaccionarias contrarias al desarrollo de procesos revolucionarios, declaró la OCLAE por medio de un comunicado.

El sabotaje económico es un objetivo estratégico de alto valor en la disputa regional, dado el papel de apoyo de Venezuela a varios movimientos democráticos y progresistas, agrega el texto publicado la víspera en la página web del Ministerio de Relaciones Exteriores de la nación suramericana.

Asimismo, la organización acusó a Estados Unidos de financiar a la oposición nacional en su propósito de violar la Constitución de la República y provocar el descontento popular con el contrabando y la extracción de productos de primera necesidad.

Reafirmamos nuestro apoyo y solidaridad con el pueblo y el Gobierno de Venezuela, ante los ataques injerencistas de la derecha, manifiesta la comunicación.

A propósito, los estudiantes latinoamericanos y caribeños exhortaron a la comunidad internacional, movimientos sociales, organizaciones no gubernamentales y gremios de América Latina y el Caribe, a defender la soberanía de los venezolanos y todos los pueblos del mundo.

Rechazamos el intento de sabotear los avances, exigimos que el Imperialismo estadounidense y la derecha venezolana cesen sus intentos de frenar los procesos revolucionarios, reitera el documento.

Por ello, señala, es importante respaldar los esfuerzos de la CELAC, UNASUR, el ALBA y los distintos procesos de integración regional, que ayudan al desarrollo de un bloque democrático y progresista en América Latina y el Caribe.

Por último, reprocharon los ataques a diferentes países del continente, de manera enfática lo ocurrido en Brasil, donde la presidenta Dilma Rousseff fue víctima de un golpe de Estado parlamentario, y de Argentina, hundida en una crisis provocada por las medidas neoliberales contra el pueblo del Gobierno de Mauricio Macri. (PL) (Imagen: Archivo)