Nuevas metas y esperanzas mueven a los santacruceños a trabajar por un futuro mejor

Culmina el 2017, cargado de experiencias importantes para la vida socioeconómica de la nación. A tono con el proceso de lineamientos de la nueva política social y económica, la Revolución Cubana mantiene sus derroteros, que sin apartarse un ápice de los principios socialistas, se enrumba por los caminos de la organización creadora y profunda, acorde con los tiempos contemporáneos, donde es necesario introducir nuevas vías de desarrollo que permitan el avance de Cuba en todas las esferas.

Este año ha sido marcado por el primer aniversario de la partida física del Comandante en Jefe Fidel Castro, pero Fidel nos dejó su legado, sus ideas, su ejemplo, y bajo ese precepto trabajamos durante este año, enarbolando aquella consigna surgida en la vorágine que nos dejó su partida: Yo soy Fidel. Con ese sentir trabajamos, para seguir la obra imperecedera.

Los santacruceños, como parte imprescindible del acontecer económico y social de los camagüeyanos, desarrollaron su labor cotidiana durante este año en diversos frentes, con logros importantes en la pesca y la camaronicultura con sus nuevos récords productivos, en la fábrica de piensos ALISUR, así como en otros renglones donde se demostraron el esfuerzo y la voluntad de fortalecer  y perfeccionar el trabajo, para alcanzar mejoras en los resultados.

Fue un año de votaciones, donde se eligió a los delegados de las circunscripciones, y se constató el  alto nivel de asistencia a las urnas, siendo mayor que en el proceso anterior, una demostración de la democracia participativa cubana.

Ha pasado este año con importantes acontecimientos de carácter nacional, e internacional, nuestro pueblo ha sido protagonista, con importantes batallas libradas en diversos frentes como la medicina, la agricultura, el transporte,  la alimentación, entre otros renglones de la economía.

Aún falta mucho por lograr, quedaron lagunas en renglones importantes como la producción de alimentos, que hoy no satisfacen las demandas siempre crecientes de la población, pero la disposición y el interés superarán las dificultades para alcanzar las metas. Ese es el espíritu que nos legó Fidel, cuando expresó que “… no ganan batallas aquellos que creen que el combate es fácil, ganan batallas aquellos que saben que el combate es difícil…”.

 Quedan algunas horas para que finalice el 2017, recordar que otra etapa se inicia con el 2018,  con renovados bríos,  nuevas metas y esperanzas mueven a los santacruceños y  cubanos a trabajar por un futuro mejor, próspero y sostenible.