Niños y adolescentes cubanos honran a generación “pionera” de la Revolución

La Habana, 18 ju.- A Fidel, a Raúl y a la generación “pionera” de la Revolución, la del Moncada, el Granma, la Sierra y tantas otras epopeyas, rindieron homenaje los “pinos nuevos”, en la clausura de la Asamblea Nacional Pioneril Aniversario 55.

Con el encargo de hacerlos llegar a sus destinatarios, Olga Lidia Tapia, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, recibió obsequios para el “pionero mayor”, el Comandante en Jefe Fidel Castro, y para el presidente Raúl Castro, como recuerdo de este encuentro y sus 270 delegados.

Reconocimientos hubo también para los moncadistas y expedicionarios del yate Granma, presentes en la sesión plenaria y final de la Asamblea –celebrada en el Palacio de Convenciones de La Habana–, quienes expresaron su felicidad por vivir días como este, y su confianza en que la continuidad de la Revolución está garantizada.

No hay dudas, tenemos los mejores niños del mundo, afirmó Susely Morfa González, miembro del Comité Central del Partido y primera secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), en la clausura , que contó con la presencia del Comandante de la Revolución Guillermo García Frías y de héroes de estos tiempos, como Ramón Labañino y Antonio Guerrero.

Para la UJC ha sido un honor y motivo de orgullo haberlos acompañado en cada etapa del proceso orgánico de la Asamblea, y el compromiso de la vanguardia política de la juventud cubana es continuar a su lado, para dar solución y respuesta a cada uno de sus planteamientos, enfatizó.

Morfa González aludió al momento tan especial para Cuba en que ha transcurrido este encuentro, en particular la celebración del VII Congreso del Partido y el amplio debate de dos de sus principales documentos, que reflejan la voluntad de preservar y perfeccionar el Socialismo en Cuba y asegurar para sus niñas y niños un futuro de garantías y oportunidades, digno y feliz.

Durante la sesión plenaria, los pioneros debatieron este domingo sobre cuestiones tan relevantes como la necesidad de potenciar el trabajo político-ideológico en las aulas cubanas.

De mucho interés fue la disposición mostrada por varios estudiantes de optar por carreras pedagógicas al arribar al noveno grado, en aras de responder a las necesidades de la Revolución.