Morales dice que eliminará visado para estadounidenses si hay reciprocidad

El presidente de Bolivia, Evo Morales, afirmó que está dispuesto a eliminar el visado para estadounidenses, vigente en la nación andina desde 2007, si el país del norte procede de la misma forma con los bolivianos.

“Esta mañana me informé que la Embajada de EE.UU. pide al Estado Plurinacional de Bolivia eliminar el visado para que los norteamericanos ingresen a Bolivia. Yo quiero decir públicamente, no tenemos ningún problema, pero siempre y cuando sea recíproco”, sostuvo el gobernante en un acto en la región norteña de Pando.

“Nosotros eliminamos el visado para los norteamericanos (y) ellos también eliminen el visado para los bolivianos”, agregó.

Morales respondió de esta forma al encargado de Negocios de la Embajada de Estados Unidos en Bolivia, Peter Brennan, quien se refirió al tema durante un festejo por el 4 de julio, su fiesta nacional, organizado en la ciudad de Santa Cruz (este).

“Seguramente aumentaría el desarrollo del turismo de Bolivia de forma considerable: eliminar la obligación de visado para los ciudadanos de los EE.UU. También sería de ayuda reducir la retórica contra EE.UU. y los estadounidenses”, dijo Brennan, según publica hoy el diario cruceño El Deber.

Desde enero de 2007, los estadounidenses que desean entrar en Bolivia como turistas deben tramitar un visado con un costo de 160 dólares para poder permanecer hasta 90 días durante un año.

El Gobierno boliviano explicó en su momento que su decisión de exigir un visado a los estadounidenses era una “medida de reciprocidad”, ya que los bolivianos también necesitan ese documento para poder entrar a los Estados Unidos.

A principios del año, la cónsul de Estados Unidos en La Paz, Kimberly Atkinson, dijo que en 2016 solo 30.000 estadounidenses visitaron Bolivia por turismo, mientras que antes de 2007 eran más de 200.000, lo que supone un descenso del 85 % en 10 años.

Morales insistió hoy en que su país “ahora” tiene “dignidad” y “soberanía” y no puede “recibir ningún chantaje”.

“Entiendo el pedido de la Embajada de EE.UU., pero también que nos entiendan a nosotros”, indicó el mandatario y agregó que si la medida fuera recíproca “todos nos beneficiamos”.

Bolivia y EE.UU. no tienen relaciones a nivel de embajadores desde septiembre de 2008, cuando Morales expulsó al diplomático Philip Goldberg, tras acusarlo de conspirar contra su Gobierno.

EE.UU. negó esas acusaciones y replicó echando al entonces embajador boliviano en Washington, Gustavo Guzmán.

La restitución de embajadores no ha sido posible pese a que ambos países firmaron a fines de 2011 un acuerdo para avanzar en la normalización de las relaciones bilaterales.