Militante consagrada es fémina santacruceña

Santa Cruz del Sur, 4 mar.- Carmelina Martínez Mondejo mantiene el espíritu joven porque no se deja vencer por los achaques de la edad. “Ya tengo 90 años, todavía me queda mucho por hacer”. Desde muy joven se adentró en las filas de la juventud comunista en el poblado rural Pino, de esta localidad.

“La guardia rural nos vigilaba constantemente, pero a escondidas dábamos las reuniones para analizar y apoyar las tareas a seguir”, evocó. Muchos compañeros de ambos sexos andaban por el mismo sendero, “porque a Cuba había que arrancarle las injusticias, los oprobios y la explotación. La libertad se conquistaría luchando sin miedo”.

Al triunfar la Revolución el pueblo se aglutinó en el cuartel de la guardia rural de esa ciudad cabecera. “Ya los rebeldes le habían quitado las armas a esos lacayos de Batista. Fue muy lindo aquel encuentro con los barbudos.

A mi hijo Pepe, que en ese momento era pequeño, un compañero vestido de verde olivo le regaló un puñado de balas. Meses después él mismo le dio esas balas al Che, aprovechando la culminación de un acto en Camagüey, donde El Guerrillero Heroico estuvo presente”.

Fue Carmelina de las primeras en integrarse a la Unidad Femenina. Luego al constituir Fidel la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), “nombró de presidenta a Vilma Espín. Hicimos mucha labor de convencimiento en hogares donde los hombres se negaban a que sus esposas se incorporaran a la organización. Algunos nos salían al paso como si fueran leones, pero cuando le hablábamos de la importancia del quehacer, aceptaban”.

La fémina mantiene vivo el ímpetu en la Delegación Tania La Guerrillera. “Ahora se trata de conducir a las jóvenes en las actividades de la FMC, porque el relevo debemos asegurarlo”, puntualizó.

Destacada fue la labor ejecutada por ella en el Departamento de Asistencia Social, en la etapa en que laboró en el Órgano de Gobierno local. Sus méritos también están en su vida dedicada a los Comités de Defensa de la Revolución (CDR).

Orgullosa mostró la medalla 23 de Agosto que le otorgó la FMC, la recibida cuando llevaba más de una década enfrascada en la alianza femenina y la distinción 20 Aniversario de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR). “Me considero una militante consagrada”, afirmó.