MEDICuba-Suiza fortalece lazos a 25 años de su presencia en la isla

La Habana, 9 may.- A 25 años de la puesta en marcha del programa de colaboración MEDICuba-Suiza, la organización diseña hoy cuatro nuevas estrategias de ayuda, en especial para niños y ancianos.

 

La Organización No Gubernamental (ONG), que acompaña a Cuba desde 1992, justo los primeros momentos de la crisis económica que sufrió el país tras el derrumbe del campo socialista, busca para los próximos cuatro años nuevas estrategias de cooperación en pediatría, enfocada en el diagnóstico precoz de cualquier dolencia.

También en el ámbito de la geriatría y todo lo relacionado con el adulto mayor, su atención, así como aportes a las enfermedades crónicas no trasmisibles.

El grupo de cuatro ejes temáticos lo completa el aporte a las enfermedades trasmisibles, con énfasis en la prevención del VIH/Sida, esta vez con un enfoque dirigido al monitoreo biológico, explicaron especialistas.

En declaraciones de Prensa Latina, Franco Cavalli, señaló que en este acápite está previsto además un plan de dos millones de dólares para el montaje de tres laboratorios: uno en el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí, (IPK) en La Habana, otro en la central provincia de Villa Clara y el tercero en la oriental Santiago de Cuba.

Todo está listo para su comienzo a fines año. El laboratorio, enfatizó, permitirá un diagnóstico más preciso y rápido de las arbovirosis, enfermedades trasmitidas por el mosquito Aedes aegypti.

Son equipos costosos y complejos, que laboran a partir de sistemas genéticos y la biología molecular. En solo minutos, se logra obtener el diagnóstico, detalló.

A una interrogante sobre el futuro de la cooperación, Marianne Widmer, asesora de la organización, explicó que cada día aparecen nuevas enfermedades infecciosas. Cuba necesita capacitación para especialistas en técnicas de diferente índole, dijo.

Pero también es necesario fortalecer la ayuda que brindamos a la Escuela Latinoamericana de Medicina ELAM, formadora de galenos para la región y el mundo. Conocemos, subrayó, la situación del continente a partir de los recortes al sistema sanitario, ejemplificó.

La ONG, que centra su trabajo además en la superación profesional, financiamiento de equipos y suministro de materias primas, evalúa además ampliar su espectro en la preparación de especialistas. Nos gustaría seguir trabajando como una forma de intercambio y cooperación, en una lógica de interacción y aprendizaje mutuo, subrayó Widmer.

Una planta de citostáticos, los fármacos para el tratamiento de enfermedades oncológicas y el aporte de toneladas de materias primas para la elaboración de más de 25 medicamentos esenciales, son algunas pinceladas del aporte de MEDICuba-Suecia.

Todo comenzó en 1992, justo cuando el país más lo necesitaba, recordó Franco Cavalli, vicepresidente de la organización y presidente de MEDICuba-Europa, otra estrategia similar, con ayuda de naciones como Suecia y Luxemburgo.

Enfrentamos el bloqueo estadounidense, que persiste por más de 50 años. Si había que comprar equipos, lo comprábamos como si fueran para Suiza, y después, los traíamos para Cuba, rememoró.