Malson: un país llamado Cuba (+Video)

Pasa rápido el tiempo en Malson, la obra danzaria de la coreógrafa Susana Pous. Es su visión de una Cuba vista desde un barrio, el muro del malecón habanero, la calle de cualquier ciudad nuestra. Es una crónica social y la historia de vida de un puñado de cubanos que van y vienen, suben y bajan. Y luchan.

Cinco bailarines interpretan Malson. En el escenario, un cuadrado confeccionado por un material cómodo porque es asiento, pared, muro a la misma vez. Ellos y ese cuadrado son los protagonistas de esta obra: la primera que estrena Susana Pous con su nuevo proyecto nombrado “Mi Compañía”.

Por más de veinte años, Susana dirigió Danzabierta. Durante ese tiempo el público cubano conoció obras como Showroom, Welcome y la propia Malson. De estas tres, quizá las más representadas en nuestro país o al menos las más populares ha sido Showrrom, probablemente porque requiere de muchos más artilugios para lograrla y de otras condiciones técnicas; o quizá sea porque a los espectadores les gusta más el desgaste físico y la elegancia que exige esa obra que vi por primera vez hace muchos años en la sala Raquel Revuelta.

Si algo resalta de los bailarines de Susana Pous es la preparación física que deben mantener por aproximadamente una hora en el escenario. Y si algo los distingue es el vestuario y los zapatos con los que hacen las obras. Impresionante mujeres con tacones y vestidos, quienes bailan precisas, como si esas indumentarias no existieran, imponiendo resistencia, seguridad, mirada hacia el otro, los hombres: los dos que interactúan con ellos mismos y la sociedad de Malson: una isla del caribe que inspira constantemente.

Malson: un país llamado CubaEs Malson una obra que recrea ritmos musicales de la historia de Cuba. Hay un momento especial para el son, que contagia y libera a las bailarinas ante la perplejidad que muestran sus compañeros: una lucha de poder, de liberación, de ellas sobre ellos.

Se apoyan los bailarines de Mi Compañía en los videos que presenta Malson, como una manera también de imbricar manifestaciones y actualizar más la danza cubana.

Cuando conocimos que Danzabierta no continuaría, y que en cambio, iniciaría Mi Compañía dirigida igualmente por Susana, muchos nos preguntamos qué necesidad había para terminar un proyecto como aquel, por el cual habían transitado tantos bailarines reconocidos en Cuba y muchos otros países.

Incluso, pensamos qué diferencias tendría Mi Compañía respecto de Danzabierta. Pero cada una de esas preguntas será contestada cuando pase el tiempo, y el esfuerzo de Susana Pous y de su nuevo equipo sean reconocidos por el público cubano. Sobre todo por el público cubano, que llenamos las salas para conocer o seguir el trabajo de grupos como este.

Me hubiera gustado ver el inicio de Mi Compañía con una obra propia y no del repertorio de Danzabierta. Pero da igual cuando pensamos que Malson es sacrificio de Susana y de un montón de bailarines, vestuaristas, luminotécnicos, sonidistas, X Alfonso en la música o el reconocido Guido Gali como asesor artístico…

Danzabierta es transición, un pase de época, un tiempo exitoso concluido ya. En tanto, Mi Compañía tiene la experiencia de aquella y, además, el reto de superar las expectativas de un público que también valorará el cambio de nombre y se fijará atentamente en el trabajo futuro para entender si el cambio tuvo sentido.

Malson: un país llamado Cuba

(Radio Rebelde)