[:es]Labor preventiva destaca en proceso docente educativo de institución santacruceña (+ Fotos)[:]

[:es]GEDC2981Santa Cruz del Sur, 26 ene.- En uno de los recintos varios pequeñines, los de preescolar, dedicaban una parte del programa estudiantil a interactuar a través de los juegos. Los mayorcitos escuchaban atentos los contenidos en las aulas, realizaban los ejercicios de clases y respondían las interrogantes que con toda intencionalidad les hacían los educadores.

 

Placenteras transcurrían las horas dedicadas a ampliar los conocimientos de los pequeños  en la escuela primaria que lleva el nombre de José de la Luz y Caballero, anchuroso inmueble de madera construido hace varios años en la comunidad de Arroyo Blanco, distante 37 kilómetros del centro cabecera del más austral de los municipios del Camagüey.

 

“La maestra nos habla todos los días de Fidel también de Martí; son hombres buenos. Los quiero mucho”, dijo feliz el pequeño Diorbi Montero Pimentel.

 

Durante los minutos de receso los escolares meriendan, luego comparten animadamente algunos pasatiempos: dominó, parchís, demuestran las habilidades para desmontar, sin cometer errores, las pequeñas montañas de palitos chinos, entre otros.

 

Morbila Melián Mora lleva la educación a donde va la vida. La Licenciada en este nivel atiende un grupo conformado por discípulos de tercero y cuarto grados. “Mis alumnos son maravillosos, quiero que sean hombres y mujeres del mañana: instruidos, de nobles sentimientos, voluntariosos y revolucionarios”.

 

El formidable enlace del quehacer pedagógico convoca a la familia, responsable de igual manera de la formación constante de los hijos. “El ejemplo de los padres es el mejor abono”, afirmó Lisbet Brizuela Tamayo.

 

“Mi hija mayor cursa el segundo nivel, se destaca mucho en las clases. Estoy al tanto de las cuestiones que recibe en Matemáticas y Lengua Española, en esta última aprende a escribir párrafos cortos. Le ayudo a repasar los temas por las tardes en la casa”, enfatizó la progenitora.

 

50 educandos se encuentran matriculados en la “José de la Luz y Caballero”, 41 de ellos de primero a sexto grado ejecutaron las evaluaciones parciales entre los meses de septiembre y diciembre, del recién clausurado almanaque. La mayoría obtuvo calificaciones de muy bien y bien.

 

El director del colegio Francisco Echeverría Rodríguez hace hincapié en el quehacer preventivo dirigido a los pocos escolares evaluados de regular. “Hacia ellos y en general hacia todos se sistematiza la tarea preventiva. Se atienden las dificultades individuales de cada uno”.

 

Otros de los objetivos que cumple el claustro pedagógico se centran en las escuelas de padres dentro del propio inmueble, encuentros en los que se habla sobre disciplina, resultados docentes, educación sexual, medio ambiental e  higiene escolar. El incremento de los  talleres metodológicos, prácticos y demostrativos es base cardinal. “Son acciones conjuntas que permiten llevar adelante un período lectivo superior en eficiencia”, puntualizó el funcionario.

 

Cercano ya el aniversario 164 del natalicio del Apóstol, los pioneros de esa institución se aprestan a homenajearlo. Eliannis Recio Meriño, la jefa de colectivo lo atestiguó. “Organizamos matutinos para hablar del más universal de los cubanos. Se han planificado actividades recreativas, deportivas, culturales y una acampada que hemos nombrado ‘Martí junto a Fidel’”.

 

[:]