La Revolución que encabezó Fidel vive todavía – Radio Santa Cruz

La Revolución que encabezó Fidel vive todavía

El pensamiento y las enseñanzas de Fidel Castro, el abanderado de la unidad, fundador junto a Luiz Inacio Lula da Silva, ha dado comienzo este martes al Foro de Sao Paulo en La Habana.

Su voz se escucha en la Sala Plenaria del Palacio de las Convenciones y le tenemos presente cuando recuerda a los padres fundadores, a los predecesores de todas las épocas. Las imagines documentales nos lo muestra eterno. Es la Plenaria Especial sobre el Pensamiento de Fidel Castro y el Foro de Sao Paulo y recibe la misma ovación – todos de pie y al grito de ¡Viva Fidel!-, que cuando lo teníamos físicamente con nosotros.

Rolando González Barros, presidente del Instituto de Historia de Cuba, abre la sesión y presenta al primer orador, Eusebio Leal Spengler, Historiador de La Habana, cuyo verbo prolijo expone con afecto, pasión, fidelidad, elegancia y fuerza los orígenes patrios y revolucionarios de este hombre grande. La cita de Martí y de Bolívar es obligatoria en esos prolegómenos donde están todos los jefes mambises y los libertadores; también las contradicciones de la larga lucha por la independencia y la solidaridad de los pueblos de América ya libres.

Se escucha con atención sobre la cultura humanística y la idea revolucionaria de Martí de crear un partido único para organizar y dirigir esta batalla. La solidaridad es también necesaria ahora cuando otros han emprendido un camino que precisa unión en la base y menciona a Lula en la cárcel.

Son momentos en que regresa el imperio y sus peligros –con esa fuerza más, como diría Martí y nos alerta ahora el historiador-, y también nos trae a otro grande de la Patria Grande, a Hugo Rafael Chávez Frías.

De Martí a Mella se unen manos jóvenes en la historia de Cuba y prosigue un encadenamiento juvenil de estudiantes, obreros y campesinos que lleva hasta Fidel, el universitario de voluntad de hierro, un hombre de pasión, de valor político, capaz de levantarse frente a la tiranía y con su pequeño ejército romper la columna vertebral de un poder político desde la Sierra Maestra.

La revolución que encabezó Fidel vive todavía, si podemos hablar de unidad es porque él nos enseño ese camino y que las revoluciones solo son hijas de la cultura y de las ideas.

Tiempos nuevos y condiciones nuevas, señala el orador que exhorta a enfrentarlo sin copia y con creatividad.

Otros diez esperan para hablar en esta Plenaria Especial.

Destaca Dilma Rousseff el inmenso amor de Fidel por los pueblos del mundo

Dilma Rousseff, desde el hermano pueblo de Brasil, se dirigió también a los presentes en el encuentro de La Habana. La presidenta electa del gigante sudamericano considerò que no podía dejar de hablar sobre el aporte del compañero Fidel Castro, porque fue parte de la primera generación que saludó, apoyó y vio las transformaciones de la pequeña Isla, cuya Revolución iluminó a todo un continente y dejó claro que era posible construir el socialismo.

Esto fue una verdadera revolución y fue muy importante, porque cinco años después Brasil pasó a experimentar una dictadura militar y luego Argentina, Chile y Uruguay también.

Nos dimos cuenta de que era posible hacer una revolución y construir otro mundo y siempre hubo la referencia Cuba que nos infundió esperanza a todos los militantes latinoamericanos y muchos fueron acogidos por Cuba.

Fidel representó el liderazgo que nos conducía a todos nosotros, señalo Dilma, quien expuso que hasta por curiosidad conocian la vida de Camilo Cienfuegos y del Che Guevara, .

Ese papel que Cuba desempeñó lo sigue desempeñando a pesar de todas las dificultades. Ustedes fueron fundadores del Foro de Sao Paulo, en 1993, después de la caída del Muro de Berlin y tras haber sido derrotado un gran país que fue la Unión Soviética; ustedes dieron los pasos para construir la unidad y las convergencias, respetando las diferencias en la pluralidad, destacò.

Esa unidad, puntualizó la dirigente brasileña, es un gran proceso de construcción del consenso, respetando realidades, y considerò su necesidad porque dijo que «Tenemos más puntos en común que divergentes».

Recordò Dilma que Brasil, con sus millones de habitantes, sufrió el mismo mal que la pequeña Cuba, el mal de la esclavitud, pero Brasil todavía sigue marcado por ese mal que da derecho exclusivo a un sector de la sociedad.

Todo eso nos da la lucidez de crear un Foro para todos los países y los movimientos sociales, los diferentes partidos y organizaciones de izquierda, un foro en que fuera lugar de intercambio.

A partir del 2003 hemos logrado construir también otros foros de convergencia como la Celac y Unasur, pero hoy están siendo minados, porque eran foros donde no se permitía la intervención y estaban comprometidos con la izquierda e inspirados por el pensamiento de Fidel Castro, el gran comandante. Hoy constituyen un lugar de agresión contra Venezuela, apuntó Dilma.

Culminó la intervención de Dilma Rousseff, asegurando que Fidel percibió que la transformación de su pueblo también tiene que tener un gran compromiso con otros pueblos. Esa es la gran característica que marca a Fidel, su inmenso amor por los pueblos del mundo.

China apoya a Cuba en su propósito de construir un socialismo próspero y sostenible

Li Qiang, miembro del Buró Político del Comité Central del PCCh y Primer Secretario en Shanghai, tercer orador en la Plenaria Especial sobre el Pensamiento de Fidel Castro y el Foro de Sao Paulo, expresó satisfacción con el desarrollo de las relaciones entre China y Cuba y con América Latina y el Caribe.

El dirigente chino destacó las peculiaridades del socialismo en su país y de sus reformas en favor del bienestar del pueblo y sus frutos y apertura beneficien al pueblo, despertando su espíritu creador y entusiasmo. En 40 años China, que será una potencia socialista hermosa y bella, ha sacado a millones de personas de la pobreza, acotó.

China apoya a Cuba en su propósito de construir un socialismo próspero y sostenible, señalo Li Qiang, quien aseguró  que también apoya las relaciones con América Latina y el Caribe en beneficio mutuo y promover el desarrollo común, con una nuevo tipo de relaciones internacionales con base a la cooperación.

Para el comandante Fidel la solidaridad no era un concepto abstracto

En un apretado análisis histórico de la lucha mozambicana por su independencia y de los obstáculos imperialistas en ese camino, abrió sus palabras para la plenaria del Foro de Sao Paulo dedicada a la figura de Fidel, Joaquim Chissam, presidente de Mozambique.

Lamentando la limitación del tiempo para poder compartir vivencias personales con el Líder Histórico de la Revolución cubana, Chissam realizó un análisis de las ideas de soberanía que tuvieron en común el pensamiento fidelista y la historia de las luchas mozambicanas por su liberación.

El dignatario, entonces, compartió con el auditorio la historia de su experiencia personal con el líder cubano, con una anécdota del primer encuentro de ambos en la Asamblea General de Nueva York (ONU) durante sus primeros años como ministro de relaciones exteriores de su nación.

«Fidel dejó de lado las jerarquías», expresó, y narró cómo Fidel le llamó a su habitación alertándolo que estaba rodeado de soldados americanos y necesitaba la compañía de un amigo.

«Los propios soldados», contó,  mostraban su admiración por Fidel Castro. Fue una muestra de su humildad revolucionaria, afirmó.

Seguidamente el titular mozambicano repasó los hechos que unieron al Líder histórico con las causas revolucionarias del continente africano. «Fidel dio un apoyo incondicional a las luchas de liberación en África», expresó, al tiempo que agradeció en nombre de su país y en nombre del continente por su apoyo a las luchas por la liberación africana.

Destacando su visión por la integración y la solidaridad internacional, Chissam afirmó que el Comandante Fidel era consciente de que el imperialismo no tenía frontera y de que actuaría en el mundo entero y contra todos los pueblos, «desde esa perspectiva, expresó, defendió la necesidad de todos los pueblos del mundo para que crearan una hermandad».

Asimismo, el dignatario enfatizó como un legado importante del Líder histórico de la Revolución cubana sus intentos por el mejoramiento de la educación y superación de los pueblos más necesitados. «Creía que la independencia de los oprimidos nunca sería completa mientras siguieran los males del imperialismo… mientras prevaleciese la pobreza».

Recordó su visita a mozambuique solo un año después de que se proclamara la independencia, un momento en que Fidel conastata la necesidad de profesores y personal de la salud y deotras áreas de la vida en Mozambique que urgían para impulsar el desarrollo de la nación.

«Fidel envió profesores cubanos para nuestro país y acogió a estudiantes mozambicanos en escuelas cubanas, más de 15 000 mozambicanos estudiaron en Cuba, en la esfera de la salud», agradeció, al tiempo que mencionó la importancia que aún tienen los médicos cubanos en varios países del mundo, impulsados por ese pensamiento solidario fidelista.

En una frase sintética de ese ideario internacionalista de Fidel, sentenció, con el aplauso de los presentes, «para el Comandante Fidel la solidaridad no era un concepto abstracto».

Al tiempo que resaltó el modo no injerencista en que Cuba, guiada por su máximo líder,  apoyaba a los países necesitados sin interferir en sus asuntos internos, como en el caso de la lucha angolana por su liberación.

Con una firme condena al bloqueo, la expresión de solidaridad con la campaña por liberación de Lula, y una reflexión sobre las similitudes entre los idearios fidelista y el accionar revolucionario de Lula, el presidente mozambicano cerró su intervención con la petición de una mayor interacción entre el Foro de Sao Paulo y las fuerzas africanas.

«Materializar los ideales de Fidel y Lula», fue su petición, a la vez que destacó la vigencia de su pensamientos en medio de desafíos más complejos y sofisticados del contexto actual para la izquierda.

Resaltó que el pensamiento de solidaridad y humanismo sigue vivo, es un pilar fundamental en la política exterior de Cuba y declaró en nombre de su pueblo «estamos agradecidos eternamente al apoyo del pueblo cubano, que  nunca han desistido en apoyar al pueblo mozambicano».

En cada corazón de joven estará la inspiración permanente

El expresdiente hondureño Manuel Zelaya inició su intervención en la plenaria sobre el pensamiento fidelista de este Foro de Sao Paulo anunciando la distribución de un material  basado en el pensamiento, en la vida y el ejemplo de Fidel Castro Ruz entre diferentes miembros del Foro y los invitados.

«Se basa precisamente en un principio que dice que no existe capitalismo humano, el capitalismo es la peor forma de construir la economía, y más bien es una forma de destruir los procesos económicos que podrían ser base para el desarrollo de nuestra sociedades», explicó.

Foto: Roberto Ruiz

En sus primeras reflexiones sobre la vigencia del ideario fidelista para los pueblos americanos y las fuerzas de izquierda  consideró que las estrategias de lucha en nuestra América y otras partes del mundo, con la necesidad imperativa de construir el socialismo como la única vía alternativa al imperialismo.

Fidel, afirmó, fue parte esencial de la creación de la moral pública, y formó los principios que hoy rigen las luchas más profundas de las fuerzas prgresistas.

Con Lula, apuntó,  formó la creación del Foro de Sao Paulo, con Chávez, el Alba. En este sentido, Zelaya narró al auditorio las repercusiones que para su gobierno tuvo suscribirse a la iniciativa de Fidel con la creación del Alba.

«Fui declarado enemigo de las fuerzas conservadoras del mundo,… castrista, fidelista».

«Seis meses después … fui víctima de un golpe de estado militar y si hoy me tocara volver a suscribir el Alba, una organización antiimperialista, anticapitalista, democrática y ampliamente solidaria hoy lo haría con más orgullo, dignidad, convicción … en nombre de los grandes líderes que han luchado por cambios en la humanidad», aseguró entre las ovaciones del auditorio.

Fidel Castro, sentenció,  es el revolucionario más grande de la historia y añadió que es el ejemplo vivo de quien lucha por la justicia arriesgando y sacrificando todo.

Acreca de su legado a los actuales líderes progresistas, Zelaya apuntó, «nos dejó legados inmensos (…) Cuando los miembros de la resistencia en cualquier parte del mundo tengan que levantar las banderas de la dignidad… tenemos que levantar las banderas y las figuras y especialmente los símbolos que nos ha heredado». Al tiempo que aseguró que su presencia sigue siendo constante incentivo para derrotar a quienes se oponen al desarrollo de la sociedad.

La juventud y los revolucionarios del mundo, expresó, siente que la figura de Fidel Castro sigue (…) Él y Raúl y el pueblo cubano construyeron un ejemplo que es digno de imitar por cualquier hombre o mujer que se indigne por los atropellos a las grandes masas de pueblo oprimido.

Fue un gran orador, un hombre que inspiró con su palabra, convicciones e ideas a diferentes círculos de la sociedad, recordó.

Después de citar frases trascendentes de Fidel que marcaron su historia personal con el líder cubano y la inspiración que para él significó como dirigente joven, Zelaya afirmó «Si Fidel logró vencerlo y nunca se derrotó frente a esas agresiones, sí podemos construir el socialismo, sí podemos avanzar».

«Chavez vive, Fidel vive, Morazán vive, en cada uno de nosotros».

En cada corazón de joven estará la inspiración permanente.

«Fidel Castro Ruz, la historia te sigue absolviendo».

Cuba y Fidel Castro se convirtieron en palabras sagradas en el corazón de cada viernamita

Cuba fue el primer país que reconoció al frente nacional de liberación en Vietnam, el primero que formo el comité de solidaridad con Vietnam, el primero y el único país que estableció su embajada en la zona liberada. Así expresó la profunda amistad cubano vietnamita el representante de ese pueblo asiático en esta plenaria dedicada al pensamiento de Fidel Castro.

Fidel fue el primero y único jefe de estado que visitó la zona liberada de Vietnam, sirviendoi de estimulo a los combatientes del pueblo vietnamita, recordó. La imagen del Comandante en Jefe vestido de verde olivo alzando la bandera se convirtió en un símbolo de la amistad Cuba Vietnam.

Con la enumeración de similares muestras de lo que llamó el apoyo incondicional, Nguyen Duk Toi recordó el tono profundamente incondicional de la amistad y admiración de Fidel por el pueblo vietnamita cuando declaró ante el mundo que por Vietnam Cuba está dispuesta a dar hasta su propia sangre.

«No hay otro pueblo en el mundo que quiera tanto a Vietnam como Cuba, y esa herencia pervive», resumió en una intervención que estuvo marcada por una emotividad especial en el recuerdo del Líder Histórico de la Revolución.

«La solidaridad con Cuba es una orden del corazón», refirió el dirigente progresista para pasar a analizar el difícil contexto actual que deben afrontar las fuerzas de izquierda ene l mundo.

Los capitalismos e imperialistas están llevando al mundo a una crisis económica, reflexionó. Más que nunca necesitamos una nueva sociedad (…) necesitamos un desarrollo económico con progreso y justicia social(… )necesitamos una sociedad con valores progresistas(…) necesitamos un desarrollo sostenible en armonía con la naturaleza(…) no para abusar los recursos naturales y destruir el medio ambiente, necesitamos un sistema político que pertenezca al pueblo(…) y no a un pequeño grupo de ricos.

Basado en ese espíritu, Nguyen Duk Toi expresó además el apoyo a la causa del presidente venezolano Nicolás Maduro y sus esfuerzos de mantener lo logrado por la revolución bolivariana; la solidaridad con la intención de diálogo nacional del presidente de Nicaragua Daniel Ortega, a la vez que expresó su beneplácito con el rumbo de El Salvador y Bolivia, y reiteró la firme solidaridad y amistad con los compañeros Raúl Castro Ruz, y Miguel Díaz Canel, con plena convicción de que el pueblo de Cuba cumplirá las metas de desarrollo.

Cuba sigue siendo un faro de paz y de valores

Con un agradecimiento a la invitación a este plenario sobre Fidel y un fraterno saludo al 150 aniversario de las guerras de independencia en Cuba y el aniversario próximo del asalto al cuartel  Moncada Denzel Douglas, ex Primer Ministro de San Cristóbal y Nieves se dirigió al auditorio de la sesión plenaria dedicada al pensamiento fidelista en este XXV Foro de Sao Paulo.

«Nos reunimos para destilar sabiduría desde el pasado (… )Como nos hubiese pedido Fidel que hiciéramos(… )respetando la singularidad de nuestras ideas», expresó.

Al reflexionar sobre la herencia ideológica y de lucha de Fidel, afirmó considerar la principal idea de Fidel la idea de la audacia, y la idea de que un mundo mejor es posible, la idea de que podemos trabajar conjuntamente para crear un mundo que rechace la incompetencia radical del capitalismo neoliberal, resumió.

Esa es la idea de Fidel, que impulsó al pueblo cubano a no solo actuar individualmente para también salvar a otros, aseguró refiriéndose a la solidaridad del pensamiento de Fidel como guía del internacionalismo cubano.

Guiada por esta idea, enfatizó, la sociedad cubana ha logrado lo que muchos países capitalistas no han logrado al tiempo que se refirió a los alcances en materias de salud, alfabetización y exportación de conocimientos y apoyo a naciones de la región y el mundo.

Otro momento de reconocimiento en su discurso al internacionalismo cubano fue el dedicado a los combatientes cubanos en el exterior, con la única motivación, declaró, de cumplir con el deber de ayudar a los pueblos en sus luchas de liberación.

Casi al concluir sus palabras, Denzel Douglas resaltó la importancia de heredar con fuerza los logros de los grandes impulsores del espíritu progresista, como lo fue Fidel. «Las grandes potencias imperiales quisieran que olvidáramos a todos nuestros líderes», afirmó, la historia ya ha absuelto a Fidel Castro y a los combatientes de Moncada.

Cuba sigue ofreciendo la necesaria ayuda, expresó, sigue siendo un verdadero y genuino amigo del Caribe.

En una declaración de apoyo, se unió a nombre de su país al reclamo por el fin del bloqueo, y a la condena el retroceso de las medidas para mejorar las relaciones Cuba EE.UU.

«Cuba sigue siendo un faro de paz y de valores (…) «El ingenio de Fidel Castro, su inteligencia cuando triunfó la Revolución para cambiar el mundo (…) es el legado que nos ha dejado», concluyó.

Confiar en que la victoria es posible

Con el símbolo de Che Guevara como síntesis de un sentimiento de amistad entre el pueblo argentino y el cubano, el excanciller argentino Jorge Taiana —en representación de la expresidenta Cristina Fernández— destacó en dos principales líneas del legado de Fidel para los movimientos progresistas reunidos en el Foro de Sao Paulo.

Como herencia fundamental de las ideas fidelistas, destacó la defensa de la independencia y dignidad nacional. «Ese ejemplo de un país pequeño que se defiende, se para y no cede ante la prepotencia y los designios del poderoso es un ejemplo que queda en la historia de la páginas más gloriosas», afirmó, es una luz que ha guiado a muchos movimientos progresistas.

El segundo hecho fundamental de Fidel, expresó, es su lucha por la justicia social, por la igualdad de oportunidades (… ) por la defensa de la dignidad de todas las personas.

Un tercer elemento lo localizó en la solidaridad con causas justas y luchas por la independencia en todas partes del mundo y en su esfuerzo por trabajar la unidad de las distintas fuerzas populares .

Él comprendió que si no hay una unidad de distintos sectores populares no vamos a poder revertir la arremetida conservadora, esa búsqueda de convergencias se debe a Fidel, apuntó ante el auditorio de esta plenaria de última jornada del Foro de Sao Paulo.

El otro elemento es el impulso y la defensa de la integración regional como manera de garantizar la soberanía de nuestros pueblos, resaltó, en una apretada pero profunda síntesis del retrato fidelista para el progreso regional el excanciller.

Fidel Castro la revolución cubana y el pueblo de Cuba han sido extraordinariamente solidarios con la causa argentina de Malvinas (…) Nosotros tenemos solidaridad por la causa de recuperar la base naval de Guantánamo.

Para resumir en breves palabras el mensaje de Fidel, Chávez y Nestor Kirchner, a quienes calificó como tres grandes protagonistas del esfuerzo de integración, sintetizó es el de trabajar juntos, no cejar en nuestros objetivos, en confiar en que la victoria es posible.