Juegos que forman científicos

La Habana, 25 feb .-El uso de los videojuegos en edades tempranas ha sido satanizado por numerosas teorías. Enajenación, problemas en el aprendizaje, complicaciones psicológicas, son algunas de las afectaciones imputadas a esta práctica en auge.

 

Y aunque son verídicos los argumentos anteriores, el secreto está en el tipo de juego, el uso y la frecuencia de tiempo que le dediquemos. Precisamente esto revela un estudio recién concluido por científicos de la Cooperative Institute for Research in Enviromental Sciences (CIRES), de la Universidad de Colorado, en Estados Unidos.

Según afirma Anne Gold, autora principal de la investigación, los niños que juegan con legos, videojuegos o instrumentos que desarrollan habilidades de comprensión espacial, tienen muchas más posibilidades de sobresalir en áreas de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas.

Durante el ensayo los investigadores encuestaron a 345 estudiantes en sus primeros años en la universidad sobre su interacción con juegos de construcción durante la niñez y los hicieron completar pruebas de distintos niveles de dificultad para determinar sus habilidades espaciales.

Los científicos analizaron la influencia de varios factores que incluían: especialidad universitaria, patrones de juego infantil, puntajes de exámenes estandarizados, cantidad de cursos de ciencias realizados y el género.

Los resultados variaron entre el seis y 75 por ciento de respuestas correctas, con mayor puntuación para quienes habían utilizado juegos de construcción antes de entrar a la escuela primaria.

Según los observadores el hecho de haber interactuado con este tipo de juegos enfocados en rotar objetos o conectar formas mentalmente influye más en las experiencias científicas futuras que factores como la especialización universitaria, el rendimiento académico o la cantidad de cursos realizados.

‘Es difícil enseñar en una clase de nivel universitario con tanta variabilidad. Si se enseñan habilidades espaciales en la escuela primaria, no veríamos esta dispersión en el aula de la universidad’, afirma Gold.

Aunque otros estudios habían establecido la conexión entre juegos infantiles y habilidades espaciales, la especialista se enorgullece en ser la primera en demostrar la igualdad de género cuando se tiene en cuenta su impacto. Los resultados indicaron desempeños satisfactorios en las mujeres y los hombres jóvenes evaluados; demostrando que la diferencias en las respuestas no estaban dadas por el sexo.

El poder está en los juguetes y en el cerebro del pequeño, dicen los analistas. A esas edades se puede moldear su capacidad de raciocinio y una buena forma de hacerlo es fomentando el pensamiento creativo y la resolución de problemas.

La nueva pesquisa destaca la necesidad de un mayor acceso a esta práctica en los niños, siempre enfocada en desarrollar la creatividad. Para esto Gold recomienda proporcionar juguetes atractivos y dar entrenamientos espaciales en la escuela primaria o incluso en la edad adulta.

‘Lo que eliges hacer a lo largo de tu vida puede afectar tu razonamiento (…) Debes involucrarte en algo que sea espacialmente exigente, para así marcar la diferencia’, sentencia.

(Tomado del semanario Orbe)