[:es]Internacionalista santacruceño fue Vanguardia de las FAR durante misión en Etiopía[:]

[:es]

Santa Cruz del Sur, 22 abr.- Como si hubiera acabado de partir en la motonave rusa en la que navegó en compañía de varios camaradas destinados a cumplir igual deber, Luis Carrero Vasconcelos tiene “almacenadas” en su memoria cada una de las jornadas destinadas a defender la independencia de la República Popular de Etiopía entre los años 1979 y 1981.

“En cuanto distribuyeron las misiones se me ordenó ser el jefe de una pequeña dotación de tanques perteneciente a un regimiento de armamentos antiaéreos”, señaló con modestia.

Había finalizado la guerra pero también en la provincia de Diri Dawa tenían lugar en ocasiones algunas escamaramuzas combativas con grupos de la contrarrevolución interna apoyados por el gobierno de Somalia.

Una nueva responsabilidad le confían los militantes de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) del batallón que él también integraba. “Ellos me eligieron secretario general de la estructura de base. Juntos, indicó, realizábamos las preparaciones militares, encuentros deportivos, culturales y recreativos”.

Transcurridos 12 meses, el actual asesor jurídico del Centro de Acopio y Distribución Caribe, de la empresa provincial de productos lácteos, es elegido vanguardia a nivel de pelotón.

“Me presenté a la jefatura del regimiento que se encontraba en el poblado de Macayedra. A otros compañeros y a mí se nos evaluó de manera escrita sobre reglamento militar, preparación política y armamento”, dijo.

Al  mes de haberse realizado la evaluación, a Vasconcelos se le informa la nueva categoría alcanzada: Vanguardia a nivel de Ejército. “Varios sargentos y soldados reconocidos con esa jerarquía volamos en un Il 62 a Cuba en agosto de 1980. La medalla Vanguardia Nacional de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) recibida en un acto efectuado en La Habana, es un mérito en la historia personal a mantener”.

 Tras compartir con sus familiares allegados, los agasajados retornaron por vía aérea a Etiopía. La vigilancia desde cada trinchera de combate continuó hasta dejar desarticulado cada uno de los grupos mercenarios. “Las tropas cubanas volvieron a la patria con la moral en alto”, puntualizó Luis.

[:]