Intensivas jornadas permiten avanzar mantenimientos en salón de entidad pesquera santacruceña

Santa Cruz del Sur, 15 may.- Mientras sobre embarcaciones los hombres de sol y salitre crean condiciones para salir hacia las zonas de captura, otros de sus camaradas de las Unidades Empresariales de Base (UEB) pertenecientes a la Empresa Pesquera Industrial Sureña (EPISUR) de este territorio, participan en intensas jornadas de trabajo voluntario para concluir antes del 31 de mayo los planificados mantenimientos en el Salón de valor agregado de producciones agrícolas.

Elio Pausa Bello, jefe de brigada de construcción de la citada entidad, dio a conocer al reportero que en estos momentos ya se termina de montar el falso techo, además se continúa enchapando pisos y paredes.

Asevero después: “Entre lunes y martes se terminará de colocar las baldosas en los pisos, sin restarle calidad a lo que se ejecuta”.

En estos quehaceres salpicados de sudores hay una brigada de albañiles del contingente Ignacio Agramonte, del Ministerio de la Construcción (MICONS) mientras que de EPISUR hay fijos en esa obra de choque unos 30 trabajadores integrados al contingente Lázaro Peña, creado para tan importante objetivo.

“Pero en los turnos de labor programados se incorporan otros, interesados en aportar el valioso granito de arena”, dijo Pausa.

Emilio Dupón Peña, plomero del centro pesquero, explicó “que se han escaseado algunos recursos propios del cometido que ejerce. Lo que falta va a llegar pronto. Se ha adelantado mucho en el área donde se encuentran las marmitas para la cocción de los productos que van a elaborarse”.

“Soy de la brigada de impermeabilización de techos del “Ignacio Agramonte”, manifestó animado Bernardo Basulto Gutiérrez. “Como no se estoy haciendo por el momento esa faena decidí dar mi aporte en este salón, donde estoy movilizado con compañeros de mi brigada. Es un honor apoyar esta tarea. Y poner en alto el nombre del líder mambí camagüeyano que identifica al colectivo constructor santacruceño”.

Maríanela Wilson Ortega, técnico de obra del “Agramonte”, significó: “Se trajina incansablemente. Lucharemos por terminar lo que queda en la fecha establecida. Los esfuerzos se han unido”.

El movimiento de carretillas, las mezclas de cemento y arena listas para emplear sin retrasos, los cortes continuos de las losas y piezas para el falso techo se refuerzan en las ganas de hacer de los obreros de EPISUR y del contingente del MICONS.

El Mayor Ignacio Agramonte y el guía de la clase obrera cubana Lázaro Peña, permanecen entre los optimistas ajetreos de esos hombres en Revolución productiva.