Intensa jornada en Congreso argentino con Bolivia en la agenda

Buenos Aires, 13 nov.- Con la compleja situación que atraviesa Bolivia en agenda, la cámara de Diputados y el Senado argentino realizarán hoy una sesión especial para tratar el tema con varias propuestas de algunos bloques y sentar posiciones al respecto.

 

Después de meses sin sesionar en un año marcado por poco movimiento y elecciones de fondo, se espera una intensa jornada que iniciará primero con una Asamblea Legislativa en la cual se proclamará a la fórmula de Alberto y Cristina Fernández, ganadora de las elecciones generales del 27 de octubre. A la espera de reunir quórum en cada cámara por separado -129 diputados y 37 senadores-, se realizará el trámite formal para ratificar a los que iniciarán un nuevo ciclo de mandato a partir del 10 de diciembre en remplazo del actual Gobierno.

Pasado el mediodía, comenzará la sesión especial pedida por varios bloques partidistas para tratar en Diputados un proyecto de declaración en repudio al golpe de Estado a boliviano Evo Morales.

La sesión fue solicitada por los brazos que confluyen en el ahora Frente de Todos, a los que se sumaron otras coaliciones como el Frente de Izquierda y un diputado oficialista, Daniel Lipovetzky.

De otro lado, el Senado también será presentado por legisladores del interbloque Argentina Federal, una declaración para que se condene el golpe de Estado en ese país andino, impulsada por legisladores como Carlos Caserio y Marcelo Fuentes.

En el caso de los senadores, en su fundamento sustentan que ‘todo poder democrático tiene por bases insoslayables e indiscutidas tanto la legalidad como la legitimidad’.

‘La legalidad tiene por origen la voluntad popular expresada en libertad a través del sufragio universal y secreto, y la legitimidad debe ser considerada como la acción de gobierno guiada por el bien y la justicia’, subraya el proyecto que deberá aprobarse hoy.

Desde ambas cámaras, diversas coaliciones buscan fijar posiciones distinta a la del Gobierno de Mauricio Macri, quien la víspera repudió la violencia de cualquier tipo, y solicitó una salida democrática a través de elecciones libres y justas en Bolivia pero no ha reconocido que se trate de un golpe de estado.