Imprescindibles desde la esencial labor de organización femenina

Santa Cruz del Sur, 17 ago.- Escudo cincelado con incienso guiador es la mujer cubana. A ella jamás se le “desvanece” la dulzura, tampoco la solidez de espíritu aunque las adversidades la pongan a prueba, como ha ocurrido tantas veces. Así lo demostró en los años de lucha en la manigua, la Sierra Maestra y el llano.

De igual manera mantiene actualmente la firmeza patriótica ante la arrogancia de los enemigos internos y externos de la Isla. La de estirpe mambisa nunca les consentirá a los adversarios manchar de inmundicia imperialista la victoria definitiva.

Una sola bandera flota sobre esta tierra rebelde. Un único Partido, el de José Martí, Fidel, el del pueblo miliciano,  seguirá consolidado.

Por siempre serás continuidad, relevo magnánimo, romántica objetiva, aportando ideas, sueños a la Revolución con los pies sobre la tierra.  Los éxitos económicos y sociales se materializan a tu alrededor, frutos de la abnegación colectiva de la cual eres protagonista.

Donde quiera que te encuentres, mujer, diseminas la historia, el accionar sistemático de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), historia llevada al presente con vistazo lúcido hacia el futuro.

En este siglo y medio de lucha por la independencia que conmemoramos, un nuevo proceso de elemental de derecho ha comenzado a efectuarse en los barrios, comunidades y centros de trabajo: la consulta popular del Proyecto de Constitución de la República de Cuba Ahí estás tú compañera, participando en el ejercicio democrático por el bien de todos y la unidad inquebrantable.

Avanzan los días, el nuevo aniversario de la FMC, para ser exacto el número 58, se conmemorará el próximo 23 del actual mes.  Los aires de festejo se observan. Bloques y Delegaciones de la organización, estructuras de base en las que más de 18 mil 700 federadas embellecen esos entornos   con trabajos voluntarios e higienizaciones. A la vez se realizan encuentros intergeneracionales y  se restaura  la propaganda revolucionaria, entre otras.

Imprescindible es tu labor desde esa alianza nacida de las ideas de Vilma y Fidel. Junto a ti los deberes a desempeñar no “padecerán” de retrasos.