Homenaje a Ignacio Agramonte en su Camagüey natal

Camagüey, 11 may.- La trascendencia histórica del pensamiento político del Mayor General Ignacio Agramonte Loynaz, uno de los principales líderes de la guerra por la independencia de Cuba y gran estratega militar, se recordó hoy aquí, su tierra natal, con una ceremonia político-cultural por el aniversario 144 de su caída en combate en el Potrero de Jimaguayú, en territorio del actual municipio de Vertientes.

Una ofrenda floral en nombre del pueblo camagüeyano, fue depositada ante la estatua ecuestre que se erige en su memoria en el Parque Agramonte, de la ciudad, ante representantes de las organizaciones políticas y de masas y estudiantes de las enseñazas Primaria y Secundaria Básica, así como trabajadores destacados de varios sectores de la economía.

Al enumerar los valores que caracterizaron a Ignacio Agramonte, el historiador Fernando Crespo Baró destacó que la vergüenza, la disciplina y la unidad resultan imprescindibles en los jóvenes de hoy, para alcanzar el éxito en la colosal batalla por el desarrollo económico y social del país.

El 11 de mayo de 1873, con solo 31 años de edad, la muerte sorprendió a Ignacio, quien había organizado y disciplinado en El Camagüey la tropa mambisa hasta hacerla un ejército aguerrido y victorioso. Su pérdida no fue superada, pero su ejemplo escribió páginas inolvidables en la Historia de Cuba.

En el acto de recordación celebrado hoy en el Parque Agramonte, los nacidos en la tierra de El Mayor, quienes llevan con orgullo el apelativo de agramontinos, patentizaron que, como su caballería, están dispuestos a cargar el machete para defender la Revolución y mantener las conquistas del Socialismo. (Texto y foto: Maykel Torres La Rosa/ Radio Cadena Agramonte)