Hallan rastros del origen del vino hace ocho mil años en el Cáucaso

Washington, 14 nov .- Residuos hallados en cerámicas neolíticas halladas en Georgia, al sur del Cáucaso, develaron que los orígenes de la viticultura se remontan a más de ocho mil años, publicó hoy la Academia de Ciencias de Estados Unidos.

 

Las excavaciones tuvieron lugar en dos yacimientos ricos en cerámicas de inicios del Neolítico, los cuales datan de entre ocho mil cien y seis mil 600 años, relató el informe científico.

Los nombres de esas locaciones son Gadachrili Gora y Shulaveris Gora, ubicados a unos 50 kilómetros de Tbilisi, capital georgiana.

Según el reporte, el estudio a los residuos encontrados en ocho jarras milenarias reveló la presencia de ácido tartárico, considerado la firma química de las uvas y del vino.

Para los investigadores, los estudios químicos sugieren que Georgia probablemente era el centro de la domesticación de las vides.

‘Creemos que estamos en presencia de los vestigios de la más antigua domesticación de uvas silvestres en Eurasia con el único propósito de producir vino’, afirmó uno de los autores del estudio, Stephen Batiuk, de la Universidad de Toronto, Canadá.

La combinación de datos arqueológicos, químicos, botánicos, climáticos y de datación muestra que la variedad de vid Vitis vinifera abundaba en los dos sitios de excavación en Georgia, puntualizó.

Batiuk explicó que la mayoría de las uvas clásicas derivan de esa especie (Vitis vinifera), como la cabernet sauvignon, la chardonnay, la syrah, la merlot, la garnacha, o la riesling.

De acuerdo con el científico, la viticultura fue el principal elemento del modo de vida neolítico, que vio nacer la agricultura, se extendió en el Cáucaso y más allá hacia el sur en Irak, Siria y Turquía.