Fidel y Chávez: paladines de Solidaridad

La Habana, 14 mar.- Cuando el presidente Hugo Chávez asumió el poder en 1999, la pobreza extrema en Venezuela superaba 26 %. La deuda social en aquella nación era casi impagable: salud, educación, alimentación, eran asignaturas pendientes de la llamada Cuarta República.

Los primeros pasos del gobierno bolivariano estuvieron encaminados a la refundación del país con la nueva Constitución; el sustento legislativo abrió el camino a la profundización de los cambios.

La Venezuela profunda que Chávez conocía y que poco hacían los políticos de la época por ella comenzó a ser un desvelo del mandatario bolivariano que se convirtió, con la guía y ayuda del líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, en el Presidente de los pobres.

La crónica que Comandantes comparte hoy con ustedes nos brinda una aproximación al hombre sensible y abierto, a las ideas e ideales del ciudadano, soldado y líder extraordinario que fue Chávez, campeón, junto a Fidel, de la solidaridad.

Un angelito

Por Hugo Chávez Frías

Recuerdo el caso triste de un niño que finalmente murió. Un niño al que conocimos Marisabel y yo el 24 de diciembre de 1998. Un muchacho, cuarto bate de un equipo de béisbol. Había perdido una pierna, lo llevamos a La Habana y pasó tres meses allá con su mamá.

Fidel fue conmigo a visitarlo cuando estuvimos en enero de 1999. Estaba feliz. Hay una foto jugando al béisbol. Pero no había nada que hacer. Era una enfermedad terrible. Finalmente vino a morir aquí y hoy es un angelito.

No olvido su sonrisa, sus ojos, su foto de cuarto bate, pero no se pudo hacer más nada. Cosas de Dios, decimos nosotros los católicos. Un muchacho grandote, sano se veía.

De repente, un día dio un batazo, iba corriendo por segunda y se cayó, le dolía mucho una rodilla. Por ahí comenzó un cáncer en los huesos. Él me contaba y el papá contaba que tenía dolores, pensaban que era del juego.

Y los médicos en Cuba decían que si se hubiese hecho exámenes un año antes, a lo mejor se hubiese actuado a tiempo. Pero cuando ellos actuaron ya aquí le habían cortado una pierna. Y allá no pudieron hacer más nada, había avanzado mucho la enfermedad.

Cuántos niños pierden la vida porque no hay prevención, no hay atención. No sólo eso, sino cuando se le descubre una cosa grave tampoco se le atiende, porque no puede pagar.

Anuncio algunos de los detalles, y esto va a ser muy importante para nuestro pueblo. Voy a utilizar mucho el avión presidencial para enviar a Cuba a venezolanos. Será todos los meses. ¿A qué? Bueno, allá los operarán y no nos van a cobrar nada, les vamos a pagar con un porcentaje o algo de petróleo o de derivados del petróleo.

Eso es parte de los acuerdos que vamos a firmar dentro de pocos días con el buen amigo y tremendo líder de América Latina, que se llama Fidel Castro. (Texto y foto: ACN)