Festival Internacional de Cine de La Habana entrega sus premios colaterales

ACN FOTO/Omara GARCÍA MEDEROS/ogm

La Habana, 16 dic.- La variedad temática en la filmografía latinoamericana fue reconocida aquí durante la entrega de premios colaterales, de manos de instituciones relacionadas con el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, que celebra este 2017 su edición 39.

Una colmada sala Taganana del Hotel Nacional sirvió como escenario en el cual Casa de las Américas entregó su lauro al filme Matar a Jesús, de la colombiana Laura Mora, en virtud de un manejo eficaz de los recursos del séptimo arte.

Esta cinta también mereció el galardón Glauber Rocha, que otorga la agencia Prensa Latina, la cual dio además una mención especial a La película de mi vida, del brasileño Selton Mello, que inaugurara el festival en días recientes.

Por revelar una visión inexplorada del cine de la región en el que se aborda el entramado de alianzas políticas y juegos de corrupción entre algunos gobiernos, Radio Habana Cuba confirió el premio Roque Dalton a la argentina La cordillera, del realizador Santiago Mitre.

La cordillera recibió además el voto de los cibernautas como el mejor largo de ficción exhibido durante el evento, recuento del que lleva constancia la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano.

En el mismo apartado se coronaron en la categoría de animación Cantar con sentido, una biografía de Violeta Parra, del chileno Leonardo Beltrán; en el tópico de documental el mérito fue para Dedo en la herida, de Silvio Tendler (Brasil).

M.A.M.O.N. de Alejandro Damiani, una coproducción mexicana-uruguaya, se llevó las palmas de los cibernautas como corto de ficción.

Los usuarios de las redes informáticas votaron como mejor ópera prima a La novia del desierto, de las argentinas Valeria Pivato y Cecilia Atán.

El Mégano, galardón que confiere la Federación Nacional de Cine Clubes, fue entregado al documental cubano Gloria City, de Isabel Santos, en virtud de rescatar una historia perdida por más de 90 años; cinta que también recibió el reconocimiento del círculo de cultura de la Unión de Periodistas de Cuba.

Restos de viento, largometraje de la mexicana Jimena Montemayor, obtuvo el lauro Quijote, de la Federación Internacional de Cine Clubes; mientras el PANGEA, que da por primera vez la Universidad Agraria de La Habana, recayó en la brasileña Arábia, de Alfonso Uchoa y Joao Dumans.

Más de 400 filmes se proyectan a lo largo del festival, de ellos más de 300 de la región latinoamericana, en un certamen que este 2017 apostó por un criterio de selección más estricto, con el empeño de afianzar la calidad de las propuestas, según expresó su presidente y director, Iván Giroud. (Texto y foto: ACN)