FAO llama a combatir raíces de los movimientos migratorios

Ankara, 5 may. -El director general de la FAO, José Graziano da Silva, insistió hoy en la necesidad de combatir las raíces que desencadenan la migración, tanto dentro de los países como a través de las fronteras.

Durante una intervención en la conferencia regional bienal de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), recordó que los conflictos armados son una de las causas, pero existen otras relacionadas con el cambio climático y la cadena alimentaria, como plagas y enfermedades agrícolas.

También mencionó la pobreza rural, los desastres naturales inducidos por el clima y otras duras realidades que amenazan a las familias y las comunidades.

Significó que impulsar la seguridad alimentaria, la agricultura y el desarrollo rural ayuda al establecimiento de sociedades pacíficas y estables, a la vez que describió el desarrollo sostenible como elemento esencial para la construcción de un mundo más pacífico y seguro.

En ese contexto ejemplificó con la situación de Turquía, país que se esfuerza por asistir a más de 2,5 millones de refugiados y migrantes internacionales.

Las conferencias regionales de la FAO se convocan cada dos años, reuniendo en el caso de Europa y Asia central a delegados de 53 países miembros y la Unión Europea, además de numerosos observadores de la sociedad civil y el sector privado.

Ese tipo de evento establece las prioridades regionales para la alimentación y la agricultura, y supervisa el programa de campo de la FAO y otras iniciativas.

La agenda de la actual cita incluye una mesa redonda a nivel ministerial sobre cómo las naciones de Europa y Asia central responderán a los Objetivos de Desarrollo Sostenible adoptados recientemente, que enfatizan en la seguridad alimentaria, la nutrición y la producción sostenible de alimentos.

Otros temas, que se debatirán hasta el viernes 6, serán la promoción de las legumbres: frijoles, guisantes, lentejas y otras semillas comestibles, además de las pérdidas y el desperdicio de alimentos y las técnicas nucleares para el control de plagas de insectos, junto al próximo Censo Agropecuario Mundial.