Exhorta presidente de Cuba a fortalecer encadenamientos productivos

La Habana, 21 mar .-El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, exhortó a fortalecer los encadenamientos productivos de la industria alimentaria con el resto de los sectores económicos del país, con el fin de reducir la dependencia de las importaciones.

 

A propósito de su asistencia al balance anual del Ministerio de la Industria Alimentaria, el mandatario estimó que es preciso establecer cadenas de este rubro tanto con los ministerios de Agricultura, Comercio Interior e Industria, de manera que se aprovechen adecuadamente los cultivos, se incrementen las ofertas a la población y se mejore el acceso a envases y embalajes.
Igualmente, Díaz-Canel opinó que muchas de las ofertas de la industria turística cubana, actualmente compradas en terceros países, podrían ser de factura nacional y enumeró que en ese caso se encuentran, por ejemplo, la mantequilla, las confituras, las salsas y los aderezos.

Asimismo, el líder cubano abogó a favor de la implementación de estrategias que contribuyan a la sostenibilidad territorial en materia alimentaria y coadyuven con el desarrollo de los municipios del país.

Es preciso averiguar qué le falta a cada municipio en esta esfera, remarcó, y consideró que la producción de helados, por ejemplo, podría sostenerse con las frutas que cada territorio produzca.

Durante su intervención el presidente se refirió a la importancia de crear una línea distintiva de productos cubanos, con variedad de gamas y de buena calidad que satisfaga igualmente a la demanda doméstica.

También, abundó, es preciso aprovechar en toda su magnitud la inversión extranjera porque, además de ser motor impulsor de las exportaciones, ofrece oportunidades de mercado ante las necesidades que ese inversor demande.

Hay que fomentar una mentalidad exportadora e indagar qué más podemos hacer para incrementar las ventas al extranjero y generar divisas, consideró Díaz-Canel.

Según se divulgó en el balance, el programa de desarrollo hasta 2030 de la industria alimentaria busca priorizar las inversiones de alto y rápido impacto, identificar pequeñas inversiones con recursos propios que generen resultados inmediatos e incrementar la inversión extranjera.

Al cierre de 2018, este sector superó su plan de exportaciones que se situó al 104 por ciento con 213 millones 829 mil dólares y, para el año en curso, prevén superar en más de dos millones esa cifra.

Además de poseer 11 empresas mixtas, el sector se halla inmerso actualmente en un proceso de negociación de siete contratos de asociación económica internacional para incrementar la camaronicultura, los fondos exportables del sector pesquero y la producción de harina de trigo, entre otros.