Evo Morales recuerda imposición de bloqueo a Cuba por Estados Unidos

La Paz, 20 oct.- El presidente boliviano Evo Morales rememoró la imposición del bloqueo económico de Estados Unidos (EE.UU.) contra Cuba y la firmeza del Comandante Fidel Castro ante el imperio norteamericano.

 

‘Como hoy, 1960, EE.UU. dispone el embargo de exportaciones hacia Cuba. Esto para derrocar a Fidel y la revolución. Fidel derrotó al imperio’, escribió el mandatario en su cuenta oficial en Twitter @evoespueblo.

La nación caribeña ha denunciado en múltiples ocasiones y en diversos escenarios internacionales las consecuencias para el país del embargo norteamericano.

De acuerdo con el Informe de 2017 sobre las afectaciones del bloqueo a Cuba, esa política estadounidense sigue siendo ‘una violación masiva, flagrante y sistemática de los derechos humanos del pueblo cubano y califica como acto de genocidio’.

Los datos del documento refieren que, en casi seis décadas, el embargo ha provocado daños a la economía cubana que alcanzan la cifra de 822 mil 280 millones de dólares, tomando en cuenta la depreciación del dólar frente al valor del oro en el mercado internacional.

Además, los perjuicios cuantificables son por más de 130 mil 178 millones de dólares y, en el período en que se enmarca el informe, ha causado pérdidas a Cuba en el orden de cuatro mil 305 millones de dólares.

Según el documento, que muestra las afectaciones de la aplicación del cerco entre abril de 2016 y junio de 2017, esa política continúa siendo el principal obstáculo para el desarrollo de la economía de la isla y el disfrute pleno de todos los derechos humanos del pueblo cubano.

Países de todo el mundo han expresado ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) su rechazo a esta medida del gobierno estadounidense.

El representante permanente de Bolivia ante la ONU, Sacha Llorenti, exigió ayer el levantamiento inmediato del bloqueo contra Cuba, por tratarse de ‘una grave y recurrente violación del derecho internacional’.

De acuerdo con el diplomático el cerco económico, comercial y financiero vigente por más de medio siglo recibirá una nueva condena mundial el 1 de noviembre, cuando la Asamblea General se pronunciará por vigesimosexta ocasión desde 1992 sobre un proyecto de resolución que reclama su fin.

‘No solo vulnera la soberanía de Cuba, también la de otros Estados, y responde a una lógica imperial demostradamente fracasada, con la cual se pretende castigar a la isla y a cualquier pueblo que decida tomar decisiones más allá de los designios de Washington’, afirmó Llorenti a Prensa Latina.