Evacuados en localidad santacruceña reciben óptima asistencia

Santa Cruz del Sur, 8 sep.- La experiencia de fenómenos hidrometeorológicos anteriores desencadenó de inmediato las medidas  para proteger ante todo la vida humana.

Tras el anuncio de la proximidad del huracán Irma a la Isla, se activó el Consejo de la Defensa Civil en este territorio. Desde el jueves en la tarde se comenzaron a trasladar hacia centros de evacuación a las personas que viven en zonas bajas y otras se mantendrán protegidas en hogares de familiares, de sólida estructura.

Para enfrentar la contingencia natural se planificaron 13 centros albergues de los que hay activados cuatro, tres en la cabecera municipal y la secundaria básica urbana Benito Viñales, del poblado Haití.

En la escuela primaria Ignacio Agramonte hay 78 vecinos de la comunidad El Francés. “Estamos bien atendidos. Los alimentos al igual que el servicio médico se mantienen garantizados. Es mejor permanecer aquí y no donde el peligro reine”, aseveró Emilia Cutiño Lorente.

“La maestra nos dijo que volverá a dar las clases cuando ya no haya ciclón. Quisiera pronto regresar al aula”, manifestó Dainier la Paz Roca, alumno de tercer grado del plantel América Labadí Arce.

Evelia Plasencia Pereira, la doctora de guardia en el puesto médico allí establecido, acababa de relevar a un joven galeno recién graduado.

“Hay pacientes hipertensos, asmáticos y diabéticos, pero cada uno se encuentra compensado, pues traen consigo los medicamentos de base. De existir descompensación en cualquiera de ellos, tenemos como resolverlo. Si se agravara alguno se trasladaría enseguida hacia el hospital”, declaró.

El retozo de varios niños por los pasillos del Instituto Politécnico Raúl Rodríguez Moreno, parecía restarle importancia al suceso atmosférico.

“Jugamos, pero sabemos por qué permanecemos aquí junto a nuestros padres. Salimos a divertirnos un ratico hasta que empiece a llover. Entonces sí nos mantendremos acurrucaditos”, dijeron al reportero Maloy de la Caridad Almenarez, Dina Alejandra García y Enmanuel Lausardo García.

Marcelino Llorente Acuña de 77 años, ingería despacio el desayuno. “Parece que estoy en mi casa. Yo digo que hasta mejor. Periodista esta Revolución es tan grande como Fidel”. Él es uno de los evacuados en la primaria Carlos Manuel de Céspedes.

Hasta la media mañana de este viernes habían sido trasladados hacia esos albergues 600 personas. Nadie quedará desamparado en ninguna de las diez Zonas de Defensa de la localidad.