Enaltecen labor de trabajadores de la cultura sureña

Creativos, insignes como individuos, maestros del compromiso supremo en los contextos institucionales, barrios, comunidades intricadas y escuelas. En cualquier lugar que se presenten dejan un resultado perceptible, indispensable en la existencia decorosa.

Los trabajadores de la cultura en Santa Cruz del Sur se deslizan en el encanto de la primicia, sin dejar de pisar fuerte la tierra donde cantan, danzan, hacen teatro, recitan al porvenir glorioso. Caminan fundamentando razones desde la propia raíz desde donde sale la luz de la estrella, esa que los quía con abnegación patriótica.

Son los herederos de una historia rica en el ámbito espiritual, trascendente en el manifiesto ético, político, eterna desde el hacer de los buenos cubanos. Ellos y ellas cristalizan la unión al sembrar en las almas las banderas, colores, superación intelectual, lectura, integridad moral y sencilla valentía.

Desde el sentido de la rectitud han asumido el legado martiano, que trasciende también en su manifiesto político. Tienen la obligatoriedad de preservar el honor social, colectivo. La sencillez respira la esencia de todo mérito, mientras la virtud próspera se sobrepone a las frágiles calamidades.

A Raúl Gómez García, el poeta del Moncada, en el aniversario 87 de su natalicio los artistas y el Movimiento de Aficionados en este territorio le dedican las obras de la esperanza, ya colocadas en la cumbre de Cuba donde reluce la cultura revolucionaria.