Representar a Cuba, gran premio para Osleni Guerrero

Río de Janeiro, 15 ago.- El badmintonista cubano Osleni Guerrero significó que el mayor premio al sacrificio de los últimos cuatro años fue poder competir en los Juegos Olímpicos de Río 2016 y ganar un partido en la fase de grupos.

Guerrero, número 60 del ranking olímpico, cedió en su segunda presentación ante el indonesio Tommy Sugiarto, con parciales de 21-12 y 21-14, en partido que definió el clasificado del grupo J a la próxima instancia en el bádminton de la justa carioca bajo los cinco aros.

En la zona mixta del Pabellón 4 de Río Centro, el atleta oriundo de La Habana confesó que enfrentar al ocupante del noveno escaño del listado del orbe le sirvió para darse cuenta de que puede competir al máximo nivel, y confió en prepararse mejor rumbo al próximo ciclo olímpico.

Aseguró Guerrero que el primer gran objetivo era estar en Río, representar a Cuba y Latinoamérica en esta fiesta deportiva, además de demostrar que podía ganar.

Salí siempre enfocado en la victoria, a unas Olimpiadas no se viene a pasear; aunque no avancé a la siguiente fase pude ganar un partido, estoy satisfecho, subrayó Guerrero, primer cubano entre raquetas y volantes en clasificar a una lid bajo los cinco aros.

Sobre el partido con el indonesio Sugiarto, el antillano argumentó que pudo hacer su juego, moverlo y sacar al rival del centro de la cancha, pero este tipo de jugadores asiáticos tienen un margen de error muy estrecho y deciden con acierto qué tipo de golpeo utilizar en el momento adecuado.

Romper el hielo en este escenario es la consecuencia del trabajo de muchos años, desde que era pequeño, ahora disfruto el hecho de que el esfuerzo no fue en vano, y además, el nombre de Cuba estuvo aquí, donde los asiáticos tienen un dominio casi absoluto, añadió.

Me emocionó mucho que transmitieran los partidos por la Televisión cubana, mi familia me vio ganar, la gente de mi barrio en Centro Habana disfrutó mi actuación, mi niña le dio besos al televisor, no creo que exista una felicidad mayor que recibir el cariño de la gente, concluyó Guerrero. (ACN) (Foto: Internet)