En Cuba las mujeres viven más pero con menos salud, revela investigación

La Habana, 18 jul.- Las mujeres mayores en Cuba se sienten con menos salud en comparación con los hombres, situación similar a la de otros países que va desde lo biológico a lo cultural, demuestra un reciente estudio publicado hoy aquí.

El 19,8 % de la población cubana es mayor de 60 años de edad, hay más mujeres mayores que hombres mayores (53,2 %), y al mismo tiempo viven como promedio cuatro años más, señaló Jesús Menéndez, especialista del Centro de Investigaciones sobre Longevidad, Envejecimiento y Salud (CITED).

Pero vivir más no quiere decir vivir mejor, dijo el investigador al diario Granma.

A su juicio, aunque la mayoría de las personas mayores son independientes, con el aumento de la edad también se incrementan las enfermedades crónicas, como la hipertensión arterial, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y la artrosis, por poner algunos ejemplos.

Asimismo, dijo, crece el número de personas dependientes; aunque la salud en las personas mayores no debe medirse por las enfermedades que padezca, sino en su capacidad de llevar de forma independiente su vida todos los días.

Recordó el especialista que la esperanza de vida al nacer en la actualidad en Cuba es de 78,45 años para uno y otro sexos (80,45 años para las mujeres y 76,5 años para los hombres); pero la esperanza de vida de toda persona que hoy arriba a las seis décadas es de 22 años más, y de casi nueve años para los que arriban a los 80, de acuerdo con el Anuario Estadístico de Salud del 2016.

En un estudio realizado hace unos años por investigadores del CITED, se evaluó la salud de las mujeres mayores de La Habana con tres preguntas: número de enfermedades crónicas que padecían; autoevaluación de salud y presencia o no de discapacidad.

Cuando se compararon estos tres indicadores con los hombres, se observó que las mujeres mayores tenían peor opinión de cómo estaba su propia salud, más enfermedades y mayor discapacidad que los hombres, explicó.

En los tiempos actuales, a las mujeres se les pide que se incorporen al trabajo, que cuiden de sus hijos y que cuiden de sus mayores. Pero no se puede afirmar que esta sea la causa de que terminen con menos salud que los hombres, apuntó el profesor.

Agregó que en casi todos los estudios realizados al respecto en otros países, los resultados son similares. Puede haber varias explicaciones: desde el punto de vista biológico, las mujeres presentan más enfermedades del tipo de la artrosis que los hombres; por otro lado, los estrógenos parecen tener efectos beneficiosos en la función mental, actividad motora, entre otros; los cuales, al dejar de producirse en la menopausia, disminuye su efecto protector.

Sin embargo, refirió el especialista, pudiera considerarse que esto no se deba a causas estrictamente biológicas; y en ese sentido se refiere a patrones culturales establecidos.

Desde que la mujer nació no se le dio la posibilidad de un reconocimiento real de todas sus potencialidades, y muchas de sus necesidades quedaban relegadas a un segundo plano en función de los demás, explica.

Fue lo que le enseñaron y lo que ella hizo toda la vida. Por otro lado, la mujer tradicionalmente es la máxima cuidadora de los miembros del hogar: hijos, esposo, padres, y deja de cuidarse a sí misma, dijo. (PL/ Con información de Granma) (Foto: Archivo)